Desde hace décadas, el gobierno de Cuba, primeramente con la mano firme de Fidel, y más adelante con el impulso de su hermano Raúl Castro, ha hecho que la sociedad cubana se vea inmersa en un encierro en su propio país, sin poder avanzar hacia una economía mejor o simplemente poder luchar por unos avances que mejoren su calidad de vida, ahora mismo tan cuestionada desde otros puntos del territorio mundial.

Hay que destacar que desde la entrada de Raúl Castro en el gobierno, el debilitamiento de la figura de Fidel, y por consiguiente el comunismo dentro de la isla también se ve afectada. Gran enemigo del capitalismo de #Estados Unidos, ve ahora como este poco a poco va entrando en su país, y hace que la mella entre los ciudadanos más ricos y los más pobres se vea más reflejada que nunca.

Anuncios
Anuncios

A día de hoy, con las negociaciones entre los gobiernos estadounidense y cubano hablando de tú a tú se ha podido comprobar como en La Habana se está llevando un cambio radical, ya que cada vez es más habitual ver mansiones o incluso restaurantes de prestigio, al igual que diferentes servicios que solamente personas de dinero podrían contratar.

Todo esto pasa cerca de aquellas casas antiguas que reinaban en el lugar y que hace notar como los empresarios cubanos, o aquellos que han llegado a Cuba, están amasando grandes cantidades de dinero frente a aquellas familias que siguen sin tener para durar todo el mes, trabajando prácticamente todo el día.

Todo esto es debido a esas negociaciones en las que una persona fuera de Cuba puede mandar a sus familiares dentro de la isla mucha más cantidad de dinero que antes, algo que hace que las empresas inviertan mucho más dinero.

Anuncios

Dinero, que los cubanos residentes, no disponen y deben conseguir a base de mucho trabajo.

Los cubanos no ven con demasiados buenos ojos esta incursión de la economía americana dentro de su país ya que ven como aquellos que nunca han vivido en sus tierras se hacen más ricos y ellos sin embargo siguen siendo igual o más pobres que antes debido a que son contratadas otras personas o que sus negocios no pueden rivalizar con los productos o los ingresos que llegan desde el país vecino.

Además existe una creciente desconfianza por las posibles mafias y dinero negro que se puede estar moviendo en estos negocios, incrementando la desigualdad y el descontento dentro de la isla.

En próximas semanas seguirán las negociaciones con el gobierno de Obama y posiblemente se den más pasos para acercar las dos posturas y mejorar todos los tratados que anteriormente parecían inviables con el gobierno de Castro. Pero veremos más adelante si estos tratos benefician realmente al pueblo cubano, o solamente a aquellos que buscan beneficiarse de ellos.  #Obama