La tensión entre EEUU y Rusia se acentuó ayer con la entrega de un estudio en Washington que demanda la entrega de armamento a #Ucrania por valor de 3.000 millones de dólares. El Gobierno de EEUU, tras intentar dar una oportunidad a la paz en Ucrania, ha decidido que es hora de aumentar su intervención ante lo que consideran "un acto de guerra" por parte de Rusia.

Hasta el momento, EEUU se había limitado a ofrecer equipamiento no letal a Ucrania, como equipos de visión nocturna y redes de comunicaciones. En el informe, se sugiere entregar el armamento expuesto en la Ley de Apoyo a Ucrania, aprobada en el Congreso el pasado 11 de diciembre.

Anuncios
Anuncios

Entre ellas figuran las armas antitanque para suplir las que utiliza el ejército ucraniano, con más de 20 años de antigüedad, munición y armas cortas, radares, y sistemas para detectar los drones que utilizan los rusos.

La decisión de armar a Kiev pasa, en gran medida, por la consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice, quien hasta ahora se había opuesto a la intervención, pero podría estar cambiando de opinión tras el fracaso de las negociaciones de paz entre el Gobierno de Ucrania y el ruso.

Según el Gobierno de los EEUU, la intervención ha sido propiciada por la violación de tratados internacionales por parte de Rusia, quien ha iniciado una ocupación masiva del territorio ucraniano, más allá de Crimea. Las tensiones entre el Gobierno de Putin y el gigante norteamericano son evidentes, aunque por el momento la Casa Blanca descarta el despliegue de tropas en el territorio ucraniano.

Anuncios

Las sanciones económicas que los EEUU impusieron sobre Rusia han surtido cierto efecto, pero el gobierno central del país norteamericano ha decidido dar un paso más, y no descarta armar al ejército ucraniano.

La cifra de muertos desde que comenzó el conflicto entre Ucrania y Rusia se sitúa en unos 5.000, y no menos de 10.000 han resultado heridos. Las instalaciones hospitalarias del país están totalmente colapsadas, y varias infraestructuras estratégicas se hallan destrozadas.