Nadie podía imaginar que el impresionante relato de un perspicaz investigador tras la historia de un grupo de mujeres de confort y sus pericias durante la Segunda Guerra Mundial, sería el detonante de un enorme revuelo en el gremio periodístico de China. 

Historia de un plagio concebido. 
El tercer premio concedido como parte de un sistema de candidatura del máximo lauro que otorga la Asociación Nacional de Periodistas de China no hubiera tenido mayores contratiempos si no se hubiera descubierto que gran parte del contenido pertenecía a otros materiales publicados ya sobre ese tema. Esto no solo ha causado gran polémica en este gremio a nivel internacional, sino que genera incertidumbre respecto a la ocurrencia de este tipo de plagios en certámenes anteriores, sin que hayan sido percibidos.

El trabajo audiovisual en cuestión, que postulaba por el Diario de Shanx, tuvo además el inconveniente de presentar una grabación de vídeo manipulada a través de métodos de edición televisiva, en la que supuestamente los reporteros ponían sus propias vidas en peligro para poder acceder a valiosa información que enaltecería la historia. Esto constituyó otro elemento en contra de los desprestigiados candidatos y, por lo cual, también le fue impuesta culpabilidad.

Penalizaciones por cuatro años. Según las sanciones establecidas para estos casos de copia, los autores y editores vinculados con los hechos no podrán presentar más artículos para este concurso nacional de periodismo de la nación asiática en casi un lustro. Además, sus instituciones rectoras no están aprobadas para concursar este 2015. Castigos que crean un precedente en la nación asiática, que nunca antes había asumido este tipo de percances en concursos dirigidos a sus intelectuales.

En declaraciones oficiales a medios de prensa de China, la agrupación de periodistas del gigante asiático expresó bastante apenada que este es un caso grave de plagio y añadieron que casi una decena de párrafos del material televisivo coincidía con una publicación anterior de un diario de Beijing, con tema similar. De lo cual lamentablemente no se dieron cuenta al momento de la recepción del material, pues hubo que esperar indicios extras que apuntaban a la falsificación, antes de iniciar la investigación pertinente.

Este suceso resalta como la primera vez que la agrupación de periodismo china reconoce y expone públicamente textos falseados en trabajos postulados en su certamen anual, desde que este galardón se creara, hace ya más de dos décadas.