Las imágenes que se muestran en las redes sociales acerca de la situación de Venezuela son dramáticas. Puede parecer increíble que el país que tiene las reservas de petróleo más grandes probadas del mundo, se encuentre en tan crítica posición. De hecho, las colas en los supermercados pueden durar 24 horas para poder conseguir alimentos y productos de primera necesidad a precios regulados por el propio gobierno. Hace meses que no se publican las cifras de escasez, pero se calcula que rondan el 70% de la cesta total. ¿Cómo es posible que esto haya ocurrido en una nación tras años de bonanza petrolera y en un país con casi todo tipo de recursos naturales a su disposición?

Complejo sistema cambiario en Venezuela 

 El problema que sufre Venezuela de la escasez se debe a un fuerte control cambiario que impide a la población y a las empresas comprar o vender libremente monedas de otras divisas.

Anuncios
Anuncios

Ese control de cambio es además un complejo sistema que ofrece dólares (la divisa de referencia) a diferentes tasas según el uso que se vaya a dar a estos. Está la tasa de 6,30 BFs por dólar para bienes básicos, la de 12 BFs por dólar para viajes y otras industrias, y el mercado por subasta a 52 BFs. En el mercado paralelo, el dolar cuesta actualmente alrededor de 182 BFs.

Esa diferencia y el hecho de tener tres tasas de cambio, junto con la corrupción del Estado y el intento de imponer un modelo similar al cubano en el que la restricción está a la orden del día, han sido lo que han llevado al fracaso a Venezuela. Mientras otros países han creado fondos con el barril de petróleo a niveles históricos, Venezuela ha malgastado su dinero en gastos suntuosos y en caprichos de sus funcionarios y de un gobierno déspota.

Anuncios

  

Economía venezolana a pique 

Ahora, la economía no aguanta más. La inflación más alta del mundo, un desempleo camuflado porque las cifras oficiales contemplan como ocupados aquellos que pertenecen a la economía informal, cero posibilidades, salarios mínimos que no llegan ni para hacer la compra, y una inseguridad que ha convertido a su capital, Caracas, en la segunda ciudad más peligrosa del mundo, hacen que Venezuela empiece a estar harta

Las protestas por las colas, los reclamos al gobierno y sobre todo el descontento se notan en todas partes. Y se teme que una revuelta sea el desencadenante para que gobierno tenga que dimitir. El miedo es a que se imponga de nuevo otro régimen similar, en lugar de darse una transición hacia la democracia y la recuperación de los valores tradicionales. El 2015 se plantea como un año duro para los venezolanos. Habrá que ver si las dificultades les llevan a elegir un camino mejor, o continúan haciendo que la miseria más absoluta se apodere de su pueblo