Una pasajera embarazada hizo que el vuelo Nº 2566 de la aerolínea estadounidense Delta Air Lines que había despejado desde la ciudad de San Francisco con rumbo a Minneapolis, se desviara hacia Salt Lake City porque comenzó a tener contracciones, afortunadamente en el pasaje iba un pediatra que le ayudó a controlar la respiración para dar un margen de tiempo mientras el avión aterrizaba y era atendida por el cuerpo de bomberos que le esperaba en el aeropuerto.

Desde allí fue trasladada al Hospital de la Universidad de Utah donde nació su hijo. Un bebé que peso 2,83 kilos y al que le llamaran Karl William Peery, madre e hijo se encuentran en perfecto estado después de haber pasado por horas de tensión y nerviosismo pero que tuvo un final feliz.

Anuncios
Anuncios

Ella declaraba a KTVX, afiliada a CNN, que sentía las contracciones muy cercanas la una de la otra y eso le aterrorizaba. Los auxiliares de vuelo y la actuación del pediatra sirvieron de gran ayuda.

Su esposo Zach estaba a su lado además de varios pasajeros que respiraban a su ritmo porque Peery no sabía cómo hacerlo, ya que aún no habían iniciado los ahora padres las clases de preparación para el parto, por lo que era una situación nueva y totalmente desconocida para ellos. La feliz madre anunciaba que su hijo se encontraba en perfectas condiciones, además de ser muy lindo. Allison Peery y toda su familia viven en Wisconsin.

No esta la única vez que un vuelo debe ser desviado porque una mujer entra en trabajo de parto, el día 9 del mes pasado una pasajera embarazada que viajaba en el vuelo 623 de la Southwest Air Lines, que casualmente también había partido desde San Francisco a las 6:24 a.m.

Anuncios

rumbo a Phoemix, tuvo que cambiar su ruta hacia el Aeropuerto Internacional de los Ángeles y aterrizaba sobre las 7:30 a.m. Esta mujer también contó con la ayuda de un médico y una enfermera que viajan en el avión y que fueron los encargados de atender el parto.

En la página web de la aerolínea fue publicado un video en la que una asistente de vuelo se mostraba asombrada por lo ocurrido y manifestaba la algarabía que montaron los pasajeros, que aplaudían con emoción después del parto. La portavoz de de LAX, dijo que al avión le esperaba un equipo del departamento de bomberos que tomaron el control de la emergencia. Los demás pasajeros, 111 en total, después de un retraso de dos horas y media, pudieron continuar su viaje en otro avión que sustituyó al vuelo 623, hacia su destino final Phoenix.

Algunas aerolíneas, tanto en Estados Unidos como en el resto del mundo, no se la juegan y tienen restricciones muy severas con pasajeras embarazadas y sobre todo las que se encuentran con un avanzado estado de gestación, para evitar situaciones como las presentadas en nuestro artículo de hoy. #Estados Unidos