El caso Nisman, está despertando toda una avalancha de argentinos, que se lanzan a la calle pidiendo justicia. Recordemos, que el fiscal Alberto Nisman, apareció muerto en su domicilio con un tiro en la cabeza. Las primeras hipótesis indujeron a pensar en un suicidio, pero las posteriores investigaciones, ya no ven tan claro este diagnóstico inicial.

El pueblo argentino, desde ese día, ocupa las calles principales de la capital, reclamando justicia y reivindicando que el suceso ha sido un asesinato por todo lo que Nisman, el mismo día de aparecer muerto, iba a presentar en los juzgados, contra la presidenta de la nación Cristina Fernández. Esta a su vez, confirma que se está haciendo todo lo posible para esclarecer los hechos que rodean al fallecimiento del fiscal argentino. Todo esto, ha abierto una crisis política en el país. Muchas incógnitas son las que rodean a este caso de muerte, denuncias a jefes del gobierno, ministros y civiles. 

Por su parte, el presidente de la DAIA, Julio Schlosser insiste en que no deben permitir que otro fiscal muera, sea acosado o se les diga que deben hacer. Mientras el pueblo, se echa a la calle asegurando, que la gente está ya cansada de no tener justicia. En las manifestaciones que se están realizando, el silencio es sepulcral, portando pancartas con la foto del fiscal de 51 años o con el slogan de "Yo soy Nisman". Este silencio, a veces es roto en aplausos y para solicitar justicia para poder esclarecer la muerte de Alberto Nisman, y justicia para que se esclarezca todo lo referente a la denuncia habida sobre su presidenta e interpuesta por el fallecido.

Por parte de la esposa de Nisman, sigue afirmando que su marido no se suicido y las pruebas periciales que hasta el momento se han llevado a cabo, solo han sacado a la luz, que el cadáver del fiscal, no tiene resto de pólvora en las manos, pero que esto, no significa, que no apretara el gatillo. En su casa, nada lleva a sospechar, que Nisman, tuviera la intención de acabar con su vida. Desde aquí, animo al pueblo argentino y justicia. Todos somos Nisman. #Manifestación