Tres hombres encapuchados y armados con fusiles automáticos AK-47, Kalashnikov, asaltaron ayer por la mañana en el edificio del semanario satírico francés "Charlie Hebdo", en París, y mataron a 12 personas en un acto terrorista. La revista estaba amenazada por los grupos yihadistas, desde 2012, por sus publicaciones de caricaturas de Mahoma.

En el atentado han fallecido Charb, el director y dibujante de la revista; Bernard Maris, accionista y economista de la publicación; Wolinski, Honoré, Cabu y Tignous, viñetistas del semanario; Moustapha Ourrad, un corrector; Michel Renaud, un cronista; Phillpe Lançon, un redactor; una recepcionista; y dos policías.

Anuncios
Anuncios

De los tres presuntos autores de este atentado, según la agencia EFE, se ha entregado a la Policía Mourad Hamyd, de tan sólo 18 años. Lo ha hecho en la localidad de Charleville-Mézières, muy cerca de la frontera belga, a las 23:00 horas, al ver difundido su nombre por las redes sociales. Se ha proclamado inocente, así que ahora se pone en duda su verdadera relación con los crímenes perpetrados.

Este joven sospechoso, el pasado año, estuvo matriculado en un instituto de secundaria de Reims, donde el Gobierno francés está llevando a cabo el grueso de la operación policial. De hecho, las autoridades tienen activado un dispositivo de busca y captura de más de 3000 miembros de las fuerzas de seguridad para localizar a los autores del atentado y una buena parte de ellos están rastreando esta ciudad del noreste francés.

Anuncios

Por otro lado, Saïd y Chérif Kouachi, los otros dos sospechosos, todavía no han sido localizados. Los dos hermanos, de 34 y 32 años respectivamente, que siguen en busca y captura, son naturales de Gennevilliers, una localidad francesa ubicada en la región parisina de "Île de France". Los tres presuntos autores, según el diario francés "Libération", forman parte de un comando terrorista organizado y han estado enrolados en las filas del Estado Islámico en Siria, como guerrilleros yihadistas. Los vídeos del atentado, de hecho, muestran su buena formación militar según su actitud y el modus operandi durante el atentado.

Saïd y Chérif Kouachi, según este diario, ya fueron identificados en 2005 como componentes de un comando organizado iraquí y, de hecho, Chérif Kouachi fue juzgado y encarcelado como miembro de una célula de captación de yihadistas para Irak. Entre 2003 y 2005 pudo haber reclutado a una decena de jóvenes combatientes.

La identificación de los tres individuos ha sido posible gracias a la inspección del vehículo abandonado por el comando en su huida del lugar de los hechos. La policía ha hallado documentación y ha tomado muchas muestras de ADN y de huellas dactilares en el Citroën C3 negro que estrellaron durante la fuga.

Se ha creado una Unidad de Cooperación hispano-francesa para que ambos países colaboren en la detención de estos individuos. Se procura evitar que los terroristas crucen la frontera española para escapar del cerco policial francés. #Terrorismo