El nuevo ejemplar de la revista semanal "Charlie Hebdo" llevará en su portada una nueva caricatura de Mahoma, esta vez se presenta al profeta fundador del Islam, llorando y portando una pancarta con la leyenda "Je suis Charlie," la frase que fue coreada por multitud de manifestantes alrededor del mundo. La portada llevará por título "Todo está perdonado".

El redactor y doctor que colabora en "Charlie Hebdo", Patrick Pelloux, ha señalado que la próxima edición se realizará en las oficinas del periódico Libération, donde se encuentran trabajando temporalmente, los empleados supervivientes del atentado terrorista, protegidos por las fuerzas policiales.

Anuncios
Anuncios

La publicación será traducida a 16 idiomas y contendrá ocho páginas y no las 16 que normalmente alberga. La revista saldrá a la calle el próximo miércoles y se pondrán a la venta tres millones de ejemplares, frente a los 60.000 que normalmente se editan. El dinero que se recaude por la venta de estas revistas será enviado a las familias de los fallecidos.

El abogado de la satírica revista, Richard Malka, anunció que la misma parodiará y criticará con sentido del humor como siempre, a toda clase de política y políticos así como también a todas las religiones. También añadió, "No vamos a ceder en nada, sino todo esto por lo que hemos pasado no tendría sentido". Los guionistas y caricaturistas mantendrán su línea y su espíritu editorial como lo han hecho hasta ahora. El jefe de redacción de "Charlie", Gerard Biard dijo, "no queremos hacer una publicación necrológica".

Anuncios

Los fanáticos y asesinos de las 17 personas inocentes la semana pasada y que salieron de la sede de "Charlie Hebdo", gritando "Hemos matado a Charlie", se han equivocado, aún vive y al parecer se hará más fuerte.

Por otro lado, el caricaturista Bernard Willem Holtrop de 73 años y el más antiguo trabajador de "Charlie", dijo que "vomitaría", ante la repentina solidaridad del Papa, la Reina Isabel II, Putin y otros más y además dijo sobre la presidenta del Frente Nacional, de extrema derecha, Marine Le Pen, "seguramente estaría encantada cuando supo que había islamistas disparando en la redacción".