¿Por qué hay una nueva oleada de balseros? Para las asociaciones de cubanos existentes en #Estados Unidos, el problema sigue siendo económico y de libertades. Muchos habían confiado que con el nuevo presidente cubano las carencias que sufren en la isla irían desapareciendo, pero desde 2008, todo va a peor. Ni los nuevos tratados del levantamiento del embargo por parte del Gobierno de Obama, han convencido a la población cubana. El acceso a Internet, aunque muy limitado y caro, hace que la gente esté mas informada y se den cuenta de que están siendo engañados, esto es algo que comentó un chico de 28 años que escapó en una tabla de surf, apareciendo en muy malas condiciones en La Florida. Arriesgar su vida no le importó pues ahora los cubanos que ingresan a Estados Unidos tienen derecho a un permiso de trabajo de 1 año y 1 día, pasados los cueles si siguen trabajando tienen la residencia permanente.

Anuncios
Anuncios

Esto tiene al Gobierno de Cuba en desacuerdo, pues creen que así favorecen la huida masiva de personas del país. Según los datos de los guardacostas norteamericanos, el rescate en el mar ha subido en un 75 % desde finales de 2013 a la fecha, donde contabilizaron alrededor de 4000 balseros. No se ha creado una alarma, pero consideran que éste número es ya preocupante, aunque nada comparable como en el año 1994, cuando 80 mil cubanos se lanzaron al agua en cualquier cosa que flotara, o de los 125 mil, el mayor éxodo del año 1980, sobre todo a las costas de Florida.

El pasado 20 de diciembre, una lancha con 23 hombres, 7 mujeres y 2 niños, inmigrantes ilegales que escapaban de Cuba, fue embestida, abordada y hundida por los guardacostas cubanos. El Sr. Masiel González Castellano explicó al periódico Nuevo Herald de Matanzas que a pesar de los gritos de auxilio y de pedir por la vida de los niños, igual siguieron con la operación hundiendo la lancha, tuvieron que tirarse al agua y ser luego rescatados.

Anuncios

Todos ellos siguen a día de hoy detenidos por las autoridades cubanas.

Nosotros desde España, que solo vemos los cayucos y nos compadecemos por lo que pasan esta gente, donde la mayoría perecen al tratar de cruzar el Estrecho, no nos damos cuenta que ésta migración sigue aquí y ahora, en España pero también en otras partes del mundo.