Tras demostrar que los atentados del pasado 7 de enero eran de falsa bandera y que había agencias de inteligencia gubernamentales implicadas, vamos a hablar sobre la influencia que tendrán estos hechos en la vida diaria futura de cada uno de nosotros.

Para que os deis cuenta de hasta dónde puede llegar la trama, tan solo 1 hora después de los atentados, ya circulaban por las calles de París todo tipo de panfletos relacionados con el atentado y lo más importante, la libertad de expresión. Si la parafernalia propagandística no estaba preparada de antemano, la imprenta tuvo que: recibir los datos del atentado, contrastarlos, obtener una idea, diseñar, corregir, imprimir (una cantidad numerosa de copias tardara una cantidad mayor de tiempo), empaquetar y distribuir.

Anuncios
Anuncios

Es algo realmente difícil de hacer en 1 hora, por no decir imposible.

En cada atentado de falsa bandera hay unos objetivos posteriores a cumplir a parte de los daños causados y las víctimas. Si con el atentado no consiguiesen cubrir esas necesidades, no se arriesgarían a realizar tales teatros engañando a toda la población, poniendo sus carreras y vidas en juego, porque el dinero no les importa mucho, ya lo tienen todo. Con este atentado no solo intentan acercarnos a su tan ansiada y planeada tercera guerra mundial, si no que tienen objetivos bastante más siniestros y ocultos. Las criticadas leyes mordaza (siempre por la población, claro está, y cada día menos, para algo está) están teniendo una muy mala aceptación por el pueblo, por lo que ahora con el ataque terrorista nos muestras un ejemplo de porque puede ser peligrosa la libertad de expresión.

Anuncios

Nos quieren hacer sentir la culpa de tener la libertad de expresión, para quitárnosla en pro de evitar una guerra que tienen más que elaborada y planeada. Además las amenazas continúan, los estados islámicos amenazan con conquistar toda Europa empezando por al-Andalus; pero claro, siempre con armas americanas israelíes y rusas, una extraña combinación para ir en manos musulmanas radicales.

Cada uno de ustedes podrá comprobar como estos hechos provocaran cambios en sus vidas, y no solo en medidas de seguridad en aeropuertos y estaciones de trenes, o en mayores controles en fronteras y en las calles de las ciudades. Tendrán los cambios en su propio bolsillo, en su DNI, con unas increíbles mejoras en seguridad que le permiten ser monitoreado a distancia. Por supuesto usted no podrá disfrutar de estas ventajas porque estarán todas llenas de dificultades, códigos e inconvenientes; las ventajas serán para ellos a la hora de controlar. Será como en el futuro con el microchip, ustedes lo verán bien y lo aceptarán por el miedo a que haya otro atentado, porque la propaganda de Charli (espía) Hebdo, ha funcionado. #Terrorismo