Tras la cuarta reunión mantenida por el Comité de Emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para analizar la situación actual en la que se encuentra la infección por virus del Ébola, se ha decidido que ésta continúa siendo una situación de amenaza mundial, por lo que se considera necesario establecer una serie de recomendaciones a todos los países.

Dicho estado de emergencia se ha mantenido después de realizar una votación en la que el apoyo a mantener la situación de emergencia internacional, pese a la disminución de casos de infección por el virus, ha sido unánime. De momento y hasta fecha de hoy, se han contabilizado más de 21.000 casos de Ébola y más de 8.500 muertes por ello.

Para llevar este tipo de controles que actualmente funcionan en los países más afectados como Guinea Conakri, Liberia y Sierra Leona, se han establecido unas recomendaciones para frenar la expansión de la enfermedad.

Anuncios
Anuncios

Ante esto, se ha recomendado a estos tres países exhaustivas medidas de controles de salida, para así evitar que el virus afecte a otros territorios. De igual manera, aunque hayan existido casos aislados de infección por el virus en países no fronterizos, como el caso de España y Reino Unido, la Comisión ha verificado que la epidemia esté controlada en sus tres focos de inicio.

En relación a todos los países fronterizos con Guinea Conakri, Liberia y Sierra Leona, la Comisión de la OMS ha pedido la ayuda de las autoridades locales para así mantener una estrecha vigilancia de las fronteras. Por otro lado, se intentan también adoptar medidas que no supongan un impedimento para el intercambio de personas y mercancías con el resto de los países.

Sin embargo, son 40 países los que han tomado medidas no recomendadas, debido a que acrecientan el aislamiento afectando a la economía local.

Anuncios

Dichas medidas se resumen en impedir el reclutamiento y retorno de todo personal internacional. La Comisión de la OMS ha advertido que estas medidas solo deben tomarse si hubieran pruebas fehacientes de que el riesgo de contagio por el virus fuera alto.