El Gobierno francés que preside Manel Valls pretende sacar un proyecto de Ley de Sanidad, por medio de su ministra Marisol Touraine, que los médicos franceses entienden que les perjudica gravemente, y el cuerpo médico del país vecino ha entrado incluso en lo que el diario Libération llama "Guerrilla administrativa", con #Huelgas desde hace tres semanas.

Por ejemplo, los médicos de la Medicina General protestan por la aplicación de una medida prometida por el Presidente François Hollande, la generalización paulatina del "Pago de terceros", proporcionar al paciente dinero para poder abonar al final de una consulta, con cargo a la Seguridad Social o la Mutua.

Anuncios
Anuncios

Los médicos entienden que eso acarreará una "Dejación de responsabilidad del paciente" y un "Consumismo del acto médico convertido en algo banal". El 95 % de ellos se oponen a esta medida, tanto los del sector público como del privado.

El Gobierno francés, con esta Ley reformada, quiere facilitar que las vacunas puedan hacerse en farmacias, algo a lo que también se oponen los médicos y enfermeras, que consideran indispensable que las primeras vacunas las hagan ellos, como las de la gripe, o que sólo ellos se hagan cargo de las inyecciones de pacientes ya vacunados.

Tampoco les gusta que el Gobierno quiere dar más poderes al ARS (Agencias Regionales de Sanidad), el organismo público que regula la Sanidad francesa por todo el país. Entienden que es delegar demasiado poder al ARS, centralizarlo y estatalizarlo todo, en detrimento de los profesionales locales de cada zona, que incluso tendrían menos libertad de instalación.

Anuncios

Asimismo, quieren los médicos generalistas que el precio de cada consulta se suba de los 23 actuales a los 25 euros.

La huelga tuvo su apogeo entre el 23 y el 30 de diciembre, continuará el 6 de enero y seguramente el 21. La Ministra, Marisol Touraine, ha prometido que se reunirá con representantes de los médicos para debatir el "Pago de Terceros" el día 12, y no quiere discutir sobre la legitimidad de este método de pago, según ella "con amplio apoyo entre los franceses", sino cómo ir generalizándolo poco a poco.

Lo que no quiere hablar con ellos es del aumento de precio mencionado antes, ya que hay limitaciones financieras para ello, pues es la Seguridad Social quien tendría que poner ese dinero.

Asociaciones como SOS Médicos se opone al aumento de poderes de la ARS porque ven que, como en una prueba que se hace en Lille y Roubaix, se retirarán dispositivos de guardia entre la medianoche y las ocho de la mañana para dirigir los pacientes a Urgencias. Creen que atascaría todavía más el servicio de Urgencias por cualquier cosa y hasta no se sabe cuánto.

Anuncios

Los sindicatos han amenazado con enviar cartas de protesta a través de la tarjeta Vitale, es decir, no por medios informáticos como hay ahora en toda la Sanidad francesa, sino "a la antigua", en carta escrita, lo que puede colapsar el sistema, y otras protestas tipo "acciones puñetazo".

Pero hay divisiones entre ellos, ya que unos seguirán con la huelga y otros han decidido abandonarla. La FHP (Federación de Hospitales Privados), que pensaba hacer huelga indefinida, ha decidido cancelarla y llevar todo de manera más "constructiva".

Además, la Ministra Touraine ha juzgado "demasiado codiciosas" las pretensiones de las clínicas privadas, aunque se ofrecía para negociar una solución.

Aún no ha acabado esta historia, que aún seguirá con que se tendrán pocos médicos y enfermeras disponibles hasta que se sienten todos y pacten.