Está considerado como uno de los políticos más grandiosos de todos los tiempos, y entre sus compatriotas el más importante, por encima de Enrique VIII o William Shakespeare. Murió el 24 de Enero de 1965 con 90 años. En su país se le ha recordado a lo grande.

Nació el 30 de Noviembre de 1874 en Blenheim, condado de Oxfordshire, en una familia aristocrática, los Duques de Malborough. Su padre fue Ministro de Hacienda. De joven estuvo en el Ejército en varios frentes de guerra, entre ellos Sudáfrica en la II Guerra de los Bóers (blancos de origen holandés de aquel país), escapando de allí en una acción de película, que luego contaría en artículos y libros.

Anuncios
Anuncios

Pronto entró en el Parlamento por el Partido Conservador, y ya mostró iniciativa, aunque sus ideas fueran de lo que ahora se llama derecha moderada, aunque con lucidez y criterio.

Llegó a ser Ministro del Interior y Primer Lord del Almirantazgo, pero el fracaso de la Batalla de Gallipoli en la I Guerra Mundial, que él apoyó, provocó su caída. Decidió ir a la guerra en un batallón, y más tarde volvió al Gobierno inglés en Ministerios relacionados con lo bélico. Luego fue Ministro de Hacienda, como su padre, pero con polémica, al tomar medidas consideradas deflacionarias.

En la década de 1930 no estuvo cerca de la Política, pero se opuso a que la India tuviera más autonomía, a la abdicación de Eduardo VIII por querer casarse con la americana Wally Simpson y alertó sobre que Hitler era un peligro para el mundo.

Anuncios

Culmina su carrera política en 1940 al sustituir a Neville Chamberlain como Primer Ministro y enfrentarse decididamente a la superioridad de los alemanes, pese a la pasividad de los aliados. En cinco años duros vio culminarse la victoria aliada, a base de "Sangre, sudor y lágrimas".

En 1945 perdió su partido las elecciones, pasando a líder de la oposición, pero volvió a Downing Street en 1951, durando cuatro años más en la primera línea política. Luego pasó al retiro, que le pareció inhumano, aunque no perdió el tiempo en hacer viajes, cruceros, pintar y escribir, faceta esta última que le valió el Premio Nobel de Literatura en 1953, en el que influyó sus Memorias de la II Guerra Mundial. Su colega y amigo personal John F. Kennedy, Presidente de los EEUU, le concedió la ciudadanía americana honorífica en 1963, pocos meses antes de su asesinato. No pudo recogerla por su mala salud, fueron hijos y nietos suyos. No quiso títulos honoríficos porque quería continuar en la Cámara de los Comunes.

Anuncios

Al morir en 1965, su funeral fue grandioso. Sólo lo igualaron posteriormente su colega francés Charles De Gaulle en 1970 y el Papa Juan Pablo II en 2005. Asistieron cien dirigentes mundiales, estuvo tres días en la capilla de Westminster, el funeral fue en la Catedral de Saint Paul y fue enterrado en el panteón familiar de Blandon, Woodstock. Ocupa la misma tumba que su esposa Clementine.

Como todos los grandes políticos, tuvo sus defectos, referentes a su ideología conservadora, como un cierto apoyo a Franco cuando la dictadura del general fue aislada durante varios años o su creencia en que Inglaterra era la más grande Nación del mundo por que sí, sin admitir demasiado las críticas a la actitud del Imperio Británico. Tuvo cinco hijos, como Randolph, que también fue político, y Sarah, que fue actriz, destacando su aparición en el musical "Bodas reales" con Fred Astaire. Varios nietos probaron suerte asimismo como políticos.