Tras varias semanas de hospitalización, a consecuencia de una neumonía, esta noche a muerto el rey de Arabia Saudí Abdalá bin Abdelaziz. Desde su ingreso el día 31 de diciembre, muchos han sido los rumores en torno a su salud, aunque el pueblo, ha estado en todo momento del estado de salud de su monarca intentando darles esperanza de una recuperación, cosa que no ha podido ser, y esta noche pasada, fallecía a los 90 años de edad.

Su sucesor, y heredero, será su hermano Salmán, que se convertirá así en el séptimo monarca del país a sus 79 años. Abdalá, llevaba reinando desde el 2005, pero llevaba desde mucho antes, una década, siendo el único responsable en la producción y exportación del petróleo, cuando su predecesor Fahd, sufrió una embolia cerebral. Ha muerto un rey que huía de los escándalos. Austero y familiar, que durante el tiempo que ha durado su reinado, ha hecho lo imposible, por mejorar la imagen de su país.

Desde Washington, el Presidente Barack Obama, tan solo conocer la noticia del fallecimiento ha mandado un comunicado, expresando sus condolencias. Ambos países estrecharon sus lazos en favor de la paz y en la promoción de la educación en Arabia Saudí, intentando además crear, una fuerza de estabilidad y seguridad en Oriente Próximo y en el mundo entero. El rey Abdalá fue durante algún tiempo, viceministro de Defensa. Introdujo Internet y habló alto sobre la dignidad y los derechos de la mujer e impulsó una ley de inversión extranjera.

Al tomar el trono, liberó a algunos disidentes y tendió la mano a la minoría chií. Hasta el día de su muerte, ha seguido siendo el representante de una monarquía absoluta, y solo cabe esperar, que parte de las futuras reformas que tenía como tareas pendientes, se lleven a cabo tras su fallecimiento. Abdalá, tuvo 15 hijas y 7 hijos de sus cuatro esposas y a diferencia de las monarquías europeas, el trono real, no lo hereda el primogénito del rey muerto, sino que siempre se parte de los herederos de la primera monarquía, por ese motivo empezó a reinar tan tarde y eso, que dos de sus antecesores murieron antes y así pudo reinar.