La demanda alega que algunos empleados fueron despedidos de una franquicia porque había "demasiadas personas negras". Los empleados están respaldados por un grupo que hace campaña por mejores salarios para los trabajadores de comida rápida y la Asociación Nacional de Virginia local para el bienestar de la Gente de Color.

McDonald`s aún no ha comentado específicamente nada al respecto, se han mantenido en silencio sobre las críticas lanzadas.

McDonald`s emitió una declaración general, diciendo: "McDonald`s tiene una historia de largos años donde se defiende la igualdad y la diversidad de empleados, franquiciados independientes, clientes y proveedores, y la discriminación es completamente incompatible con nuestros valores.

"Nuestros propietarios-operadores independientes de McDonald`s comparten un compromiso con el tratamiento de todas las personas que trabajan en los restaurantes McDonald`s de un lugar donde exista el bienestar y sea justo."

La demanda es parte de un esfuerzo continuo por parte de los organizadores laborales para pedir responsabilidades a McDonald`s por el comportamiento de sus franquiciados.

Otros grupos de restaurantes McDonald`s ya han sostenido que la famosa marca de comida rápida no debe ser considerada responsable por las prácticas de comportamiento y laborales de los franquiciados.

Sin embargo, su posición se ha debilitado por la Junta Nacional de Relaciones del Trabajo de Estados Unidos (NLRB) que dictaminó que McDonald`s "podría pedir responsabilidades a sus franquiciados por las violaciones laborales y salariales de sus operadores de franquicias" en julio.

Desde entonces, los empleados y ex empleados han presentado demandas contra muchos franquicias de McDonald alegando robo de salarios y otras prácticas ilegales.

En la demanda presentada en Virginia el jueves, que no forma parte de la actividad mayor de la NLRB, 10 ex empleados - nueve de los cuales son afro-americano y uno de los cuales es hispano - alegan que fueron objeto de "acoso racial y sexual" por los supervisores en tres restaurantes dirigidos por franquiciado de McDonald de Michael Simon.

El Sr. Simon se convirtió en operador de franquicia de los tres restaurantes a finales de 2013, cuando la mayoría de los empleados de los restaurantes eran afroamericanos. Poco después, la demanda alega que el Sr. Simon instituyó un plan para contratar a los empleados más blancos, puesto que los supervisores supuestamente dicen que los empleados de los restaurantes eran "demasiado oscuros" y que tenían que contratar a nuevos empleados para "conseguir el gueto fuera de la tienda".

Posteriormente, a mediados de 2014, se contrató a un gran número de empleados blancos y varios de los empleados afro-americanos que forman parte de la demanda fueron despedidos. Los trabajadores despedidos denunciaron que cuando intentaron ponerse en contacto con la oficina corporativa McDonald`s, no hubo respuesta. #Racismo