Según Amnistía Internacional, entre el sábado y domingo 10 y 11 de enero de 2015, Boko Haram, una organización armada shijadista, asesinó a más de 2000 personas en la ciudad de Baga y pueblos cercanos.

Mientras todo el mundo miraba a Francia, y a la foto que se tomaron los líderes de muchos países, las matanzas islamistas se siguen produciendo. Esta ética de hacer movilizaciones, involucrarnos, sufrir porque han llegado hasta la puerta de casa, no encaja con la realidad.

Nigeria es otro país que ha sido diezmado por los fanáticos islamistas, según el recuento de Council on Foreign Relations, que es la asociación privada Norteamericana más poderosa en asuntos exteriores, ha dado la terrible cifra de que solo en 2014 la ferocidad y la dureza de Boko Haram, mataron sin piedad a más de 10 mil civiles, incluyendo niños, mujeres y ancianos.

Anuncios
Anuncios

Desde el año 2002 que se fundó esta organización criminal, cuyo nombre significa: la educación occidental es pecado. Ellos fueron los que secuestraron las 200 niñas de la escuela en Jabik, en el año 2014, y a causa de esto, fueron cerradas todas las escuelas de la zona. Ahora utiliza las niñas para cometer atentados, coaccionándolas y adoctrinándolas para que algunas de las niñas, con tan solo 10 años, hayan llegado a cometer ataques de extrema dureza y crueldad.

No sólo la ONG ha salido a informar sobre ésta masacre, también el gobierno ha comunicado sobre este drama. La ONU ha dicho que se están buscando a los culpables, y ha pedido que el ejército haga bien su trabajo. Hoy en declaraciones de Ravina Shamdasani portavoz, del ACNUDH, (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos) dijo, aparte de condenar la brutal masacre, que la utilización de un niño para detonar una bomba no es sólo moralmente repugnante, sino que constituye una forma atroz de explotación infantil de acuerdo al derecho internacional.

Anuncios

Lo que duele es que haya salido como una noticia más. Mientras que otras salen en primera plana. Esto debe cambiar, somos todos iguales, y nos debe doler lo mismo un dibujante francés que un niñito en Nigeria, los dos murieron a manos de un fanático, que va a seguir asesinando porque está programado para eso. #Religión