El 6 de noviembre aterrizaban a mediodía, en el aeropuerto de Maiquetía en el norte de Venezuela, un total de 100 palestinos, becados por el gobierno de Maduro para poder iniciar sus estudios en la carrera de Medicina de manera gratuita durante 7 años.

La llegada estaba prevista para un día antes, pero se retrasaron debido a que los israelíes retuvieron en la frontera de Erez a varios estudiantes de Gaza. De los 42 retenidos, y tras un intenso diálogo entre diplomáticos palestinos e israelíes, permitieron finalmente el paso a 37 de ellos.

Los palestinos llegados a Venezuela para iniciar sus estudios, forman parte de un programa de becas al que han titulado con el nombre del líder palestino fallecido, Yaser Arafat, que constituyen uno de los proyectos de la fundación de "Fundayacucho".

Anuncios
Anuncios

Estudiarán de manera gratuita la carrera de Medicina Integral Comunitaria en la "Escuela Latinoamericana Dr. Salvador Allende", fundada en 2007 gracias a la colaboración y cooperación entre Cuba y Venezuela, cuando aún vivía el presidente Hugo Chávez. Desde su inauguración ese año, se han repartido diversas becas a personas de distintas partes del mundo, para que, una vez finalicen sus estudios, puedan trabajar ayudando a su comunidad y sobre todo, a aquellos que están en una situación de lucha y muerte continua.

Además de las 37 personas procedentes de Gaza, la mayoría de los estudiantes, "proceden de campos de refugiados palestinos de Jordania, Siria y Líbano", tal y como ha manifestado "el periódico.com". El número de becas ha ido aumentando con los años, pasando de las 44 a las 100 becas actuales, aunque, tal y como señaló el presidente de la fundación "Fundayacucho", César Trómpiz, forma parte de un compromiso que Venezuela ha adquirido con el pueblo de Palestina, que se pretende, vaya a más.

Anuncios

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, no duda en alcanzar el objetivo de poder otorgar mil becas anuales.

Al parecer, el mismo avión que trasladó a los estudiantes, desde Jordania a Caracas, también aprovechó la parada en el país, antes de recoger a los becados, para llevar ayuda humanitaria.

Lo cierto es que, estos jóvenes han recibido una oportunidad, que sin duda, van a provechar al máximo, para poder formarse y en el futuro, ayudar en su país a la gente que lo necesita. Y de paso, concederles a ellos, un tiempo de tranquilidad, alejados del horror que han tenido que padecer durante tantos años.