El próximo día 25 de diciembre se estrenará la película "The Interview". El film está producido por Sony Pictures, la empresa estadounidense que el pasado 25 de noviembre sufrió un ataque cibernético a su base de datos por el cual le fueron sustraídos más de 100 GB de datos. Dicha producción cinematográfica basa su trama argumental en dos periodistas que van a entrevistar al líder político de Corea del Norte, Kim Jong-un, esta entrevista es vista por la CIA como una ocasión perfecta para asesinar al mandatario coreano y, de esta forma, se lo encargan a los periodistas.

La película que tiene como protagonistas a Seth Rogen y a James Franco, caricaturiza al líder coreano cosa, que no gustó al mandatario y que ya hizo saber a la compañía estadounidense a través de su portavoz, que amenazó con un "severo castigo" a los autores de la película.

Anuncios
Anuncios

Sony apunta hacia el régimen de Pyongyang como culpable del ataque sufrido, a lo que el portavoz de Kim Jong-un respondió diciendo que "Washington quiere convertir al Régimen en el objetivo de la investigación" y que Seúl "vincula a Corea del Norte sin base alguna".

Tras analizar el ataque se ha resuelto que este ha sido realizado por una organización muy bien estructurada y especializada, con el nombre de Guardians of Peace (GOP). El propio Josep Demarest, subdirector de la división cibernética del FBI, dice que el malware enviado no tiene precedentes y que habría podido burlar las defensas del 90% de las empresas y que incluso podría haber dado problemas a las del Gobierno.

El ataque a Sony ha dejado al descubierto datos privados que pone, como poco, en una situación comprometida y delicada a la compañía.

Anuncios

Los datos que han trascendido van desde futuros proyectos de Sony Pictures hasta algo tan específico y personal como el número de afiliación a la seguridad social de los empleados de la compañía, pasando por mails muy comprometedores enviados por la copropietaria de Sony, Amy Pascal, en los cuales tacha de enchufada y de tener poco talento a Angelina Jolie y también otros en los que, en tono de burla, explica que al presidente Barak Obama solo le gustan las películas en las que los protagonistas son de raza negra como "Django desencadenado" o "12 años de esclavitud".

Han pasado varias semanas desde el ataque, pero aún se siguen filtrando informaciones. Los abogados de Sony, en un intento de evitar que se le siga poniendo la cara roja a la compañía, se han dirigido a los medios para que no publiquen nada de los datos robados o, de lo contrario, tomarán medidas contra los periodistas.