Sony Pictures ha decidido dar un paso atrás y finalmente ha cancelado el estreno de una de sus comedias más polémicas de los últimos años. Tras varias semanas estando en el centro de la crítica y con las serias amenazas de los hackers presentes, la compañía estadounidense ha decidido posponer el estreno de "The Interview" ("La entrevista"), una parodia en la que dos periodistas americanos (interpretados por Seth Rogen y James Franco) reciben como encargo matar al líder de Corea del Norte Kim Jong-un. El estreno estaba previsto para el próximo jueves 25 de diciembre en #Estados Unidos y en España iba a llegar para el 13 de febrero, aunque no se sabe todavía si esa fecha será la definitiva.

Anuncios
Anuncios

Ha sido la filtración estos los últimos días de la escena donde se ve la muerte del líder norcoreano la que ha incrementado el nivel de unas amenazas que finalmente han logrado paralizar el estreno del film. Detrás de todo esto se encuentra un grupo de piratas informáticos que se hacen llamar "Guardians of Peace" ("Guardianes de la Paz") que el pasado 24 de noviembre piratearon la web de Sony Pictures advirtiendo que publicarían documentos confidenciales con información financiera de la compañía, así como también teléfonos y direcciones de varios artistas o guiones de películas que se estaban rodando. En total se calcula que los piratas se han hecho con más de 33.000 documentos que en cualquier momento podrían hacer públicos.

Sin embargo, un mes más tarde, y ante la proximidad de la fecha de estreno de "The Interview", las amenazas aumentaron y fueron más allá.

Anuncios

Los hackers mandaron un mensaje de amenaza dirigido a Sony Pictures donde llegaron a advertir que los espectadores podrían ser víctimas de un atentado. "Le recomendamos mantenerse alejados de los lugares donde se emita la película en ese momento. Si su casa está cerca, es mejor que salgan", rezaba el comunicado, que terminaba con una frase terrible: "Recuerden el 11 de septiembre de 2001". En ese momento, varios cines renunciaron a emitir la película, precipitando así la decisión de Sony.

Parece claro que detrás del ataque informático se encontraría Pyongyang. Al menos así lo insinúa el gobierno de los Estados Unidos, que dice tener pruebas que demostrarían la vinculación del régimen norcoreano con las amenazas, tal y como ha asegurado una fuente anónima del FBI a distintos medios como Associated Press, The New York Times o CNN. El pasado mes de junio Corea del Norte ya protestó ante Naciones Unidas por considerar el film como "un acto de guerra", aunque por el momento ha negado tener nada que ver. Eso sí, admite que los hackers podrían ser seguidores suyos. #Cine