Después de dieciocho meses de negociaciones la pared entre los EE.UU. y Cuba se derrumbó. Gracias, por supuesto, al presidente estadounidense Barack Obama y a Raúl Castro. Pero también gracias al Vaticano, que ha mediado entre los dos países con el objetivo de poder, finalmente, decir la palabra "fin" al embargo que ha durado 50 años. A revelar el papel de la Iglesia, fue propio el Vaticano con #Papa Francisco que, en su 78 cumpleaños, ha visto los resultados de un largo trabajo diplomático, dirigido también por el secretario de Estado, Pietro Parolin.

A través de una nota de la secretaría de Estado, el Papa ha expresado toda su profunda satisfacción por la histórica decisión de los gobiernos de los #Estados Unidos y de Cuba para restablecer las relaciones diplomáticas, para superar las dificultades que han marcado su reciente historia.

Anuncios
Anuncios

Y alguien de la Santa Sede ha dicho que el deshielo entre los dos países es el regalo más hermoso que ha recibido. Por otra parte, no podría ser de otra manera para Francisco que ha trabajado activamente para mejorar la situación entre los dos países. Y por esta razón ha merecido el agradecimiento público de Obama y de Castro.

En los últimos meses, de hecho, el Papa había escrito una carta donde invitaba a los dos rivales a resolver las cuestiones humanitarias de interés común, como la situación de algunos de los detenidos, con el fin de iniciar una nueva etapa en las relaciones entre las dos partes. Y después de las cartas había también las llamadas telefónicas de Papa Francisco a los líderes involucrados en las negociaciones.

La última mediación del Vaticano tuvo lugar en octubre, cuando la Santa Sede ha recibido las delegaciones de los Estados Unidos y de Cuba: fue el mismo Papa a ofrecer sus oficios para favorecer el diálogo constructivo sobre temas delicados, y ese encuentro, han dicho las principales autoridades eclesiásticas, ha llevado soluciones satisfactorias para ambas las partes.

Anuncios

Sin embargo, el Vaticano no ha terminado su misión, y de hecho la misma Santa Sede ha declarado en el comunicado de prensa de querer "seguir garantizando el apoyo a las iniciativas futuras de las dos naciones para incrementar las relaciones bilaterales".