Sin recuperarnos todavía, con todos los ciudadanos del planeta conmocionados por el ataque de un fanático islamista en Australia, recibimos un nuevo golpe. Seis talibanes atacan una escuela en Pakistán y causan la muerte de más de 120 personas, entre ellos cerca de 100 niños.

Man Haron Monis, el autoproclamado clérigo australiano de origen iraní, entró en una cafetería de Sidney y tomó 20 rehenes. Al final ha sido abatido por la policía, también han muerto dos rehenes. Aunque el secuestrador había solicitado una bandera del Estado islámico, está todavía por investigar si se ha tratado de una acción individual de un "lobo solitario" o si estaba planeada de algún modo por el grupo terrorista que ocupa amplios territorios en Irak y Siria.

Anuncios
Anuncios

La acción de hoy en Pakistán, el país de Malala, esa heroína niña, premio Nobel de la Paz por su lucha en defensa de los derechos de las niñas a la Educación, lucha por la cual sufrió un ataque de los mismos talibanes que hoy han entrado en otra escuela a sangre y fuego, y bombas. Malala tuvo la fuerza y el coraje de sobrevivir a una bala en la cabeza que la dejó en coma. Malala sigue teniendo el coraje de haber salido del Hospital plantando cara a sus criminales agresores y de seguir plantando cara a los fanáticos talibanes.

Un centenar de niños compatriotas de Malala, hoy, no han tenido la misma suerte que ella. Su "delito" ir a la escuela. El grupo talibán local de Pakistán justifica el ataque en que la escuela estaba gestionada por el ejército. En un país con la escasez de recursos de Pakistán (que, sin embargo, dispone de bomba atómica), que las escuelas estén gestionadas por el ejército tampoco es algo anormal, 146 centros educativos son gestionados por las fuerzas armadas, y otros muchos lo son por organizaciones no gubernamentales, gracias a ello pueden ir a la escuela muchos que, de otro modo, no podrían hacerlo.

Anuncios

Sin embargo, ese ha sido el pretexto de los portavoces oficiales del Movimiento de los Talibanes de Pakistán (TTP) para justificar el ataque al reivindicarlo. Según ellos, el ataque ha sido perpetrado por seis insurgentes, armados con armas de fuego y también con bombas, que tenían órdenes de disparar sólo contra los mayores y no contra los niños. Si los discursos de estas gentes le mereciesen a alguien con un mínimo de sentido común la menor credibilidad, en este caso, quedan rápidamente desmentidos por los testigos y por los hechos mismos que dicen que han entrado en la escuela matando de forma absolutamente indiscriminada.

El TTP están en guerra con el gobierno desde 2007 y ya ha causado más de 6 mil muertos. Su objetivo, como el de todos los grupos de igual ideología, la implantación de la Ley Islámica, la Sharía, y ya sabemos todos en qué cosiste esa "legislación".

Los sucesos de ayer y hoy, además de espantarnos e indignarnos, deben ponernos en guardia, más aún. Está claro que la Humanidad de hoy tiene un enemigo implacable y que no conoce la piedad.

Anuncios

La guerra está en Siria, en Irak, también en Pakistán, pero no estamos a salvo ni en Sidney, como no lo estuvimos ni en Londres ni Madrid ni en Nueva York.

Porque además los "combatientes" terroristas que nos atacan a muerte, no son solo árabes o musulmanes de lejanos países, son también ciudadanos de naciones occidentales, reclutados aquí, en Melilla, Barcelona o París. Si esto que estamos viviendo no es una Guerra Mundial, desde luego, se le parece mucho. #Terrorismo