Samuel Yaga es el padre de la niña de 14 años secuestrada, trabaja como mecánico y en el momento del hecho se encontraba reparando el auto de uno de sus clientes. Su teléfono sonó por la mañana y su hermano le contó que había sucedido un ataque en la escuela donde concurría su hija. Los nervios de Samuel invadieron su cuerpo cuando su hermano le dijo que algunas de las menores habían sido capturadas por el grupo islamista Boko Haram, y entre ellas se encontraba su hija.

Meses atrás Samuel había conocido la brutalidad de la banda terrorista cuando se produjo el ataque a su pueblo en el noreste de Nigeria y personas armadas lo habían obligado a salir de su hogar apuntándole con armas en la cabeza.

Anuncios
Anuncios

Aquella vez, Samuel logró sobrevivir únicamente porque pudo intervenir un militar para ayudarlo.

El pueblo terminó destruido por lo cual Samuel, junto a su familia, había decidido mudarse a Chibok donde tenía familiares y además, el grupo islamista Boko Haram no había atacado nunca allí, Samuel inscribió a su hija en un nuevo colegio confiando que en el nuevo lugar donde vivían se encontrarían protegidos.

El hecho sucedido en la escuela demostró claramente que el grupo terrorista estaba dispuesto a atacar también allí, Samuel se enteró que su hija formaba parte de las niñas que habían sido secuestradas y ahí comenzó su calvario y el de su esposa Rebecca quienes pasaron la Navidad con una gran tristeza, ya que la ausencia de la niña y la preocupación por saber sobre su paradero no hace más que provocarle tristeza y desesperación a esta familia.

Anuncios

A pesar de ello, Rebecca mantiene su frente en alto y tiene la esperanza de que su hija regrese, en una entrevista con la CNN, la madre contó que los hermanos preguntan por ella y que lo único que pude hacer es responderles que confíen en Dios, que él los escuchará.

Según un informe realizado por la organización Human Rights Watch, mujeres y niñas que han sido capturadas por Boko Haram son sometidas a convertirse al Islam, también las obligan a casarse, las maltratan física y psicológicamente, las obligan a realizar trabajo forzado y las agreden sexualmente durante el tiempo que están en cautiverio. #Terrorismo