Pakistán se tiñe de luto tras el salvaje ataque terrorista que se ha vivido esta mañana en la ciudad Peshawar, situada al noroeste del país. A las 9 de la mañana, hora local, un grupo de seis talibanes pakistaníes ha asaltado una escuela militar y ha empezado a abrir fuego indiscriminadamente, manteniendo como rehenes a alumnos y profesores. Aunque algunos lograron escapar en los primeros instantes, gran parte de los niños no pudieron huir de la escuela cuando la matanza empezó. Tras conocerse el asalto, rápidamente el ejército pakistaní rodeó el edificio y cercó a los terroristas hasta que horas después se confirmó que el último terrorista que quedaba con vida había sido abatido.

Anuncios
Anuncios

Este es uno de los peores atentados de los últimos años en Pakistán. El balance provisional es estremecedor: 125 fallecidos, entre ellos más de 100 niños, y más de un centenar heridos. Se trata de una escuela militar donde los alumnos tienen entre 10 y 18 años y en el momento del asalto se calcula que habría unas 500 personas, entre niños y personal del colegio. Uno de los estudiantes que logró escapar del recinto ha explicado al periódico pakistaní Dawn que los asaltantes "llevaban armas automáticas. Comenzaron a disparar en todas direcciones cuando entraron". De hecho, varios medios locales y agencias de comunicación aseguran que la mayoría de los menores fueron ejecutados a sangre fría por los asaltantes de un disparo en la cabeza. Otros, según aseguran fuentes médicas de un hospital de Peshawar, murieron tras la explosión de una bomba en el patio del recreo.

El grupo Tehrik-e-Taliban Pakistán (TTP), una organización terrorista nacida en 2007 y que se identifica con el yihadismo y el islamismo radical, asegura ser el responsable de este sangriento atentado. Muhammad Umar Khorasani, portavoz del TTP, ha admitido la autoría de los hechos a la agencia Reuters y asegura que el atentado busca ser una respuesta a la ofensiva militar que el gobierno pakistaní está protagonizando desde el mes de marzo en la región de Waziristán, situada al noroeste del país y con la que pretende luchar contra el #Terrorismo talibán. "Apuntamos a sus hijos como ellos apuntan a nuestros hijos. Queremos que sientan nuestro dolor", ha explicado Umar Khorasani. Esto explicaría el motivo por el cual los talibanes han atacado un colegio militar, pues la mayoría de estudiantes son hijos de militares y también varias de las esposas son profesoras. Además, los grupos talibanes como TTP se caracterizan por ser enemigos del ejército pakistaní.

El primer ministro del país, Nawaf Sharif, ha condenado lo que califica de "tragedia nacional" y ha asegurado que los culpables "no serán perdonados". "Han convertido a los niños en el blanco de la tragedia. La pérdida de niños inocentes es la pérdida de una nación", ha lamentado. Sin embargo, Sharif ha reconocido que atentados como estos no son una sorpresa. "Ataques así son de esperar cuando una guerra ha empezado", ha dicho en referencia a la actuación del ejército en Waziristán. El primer ministro ha aprovechado también para lanzar un aviso a los insurgentes talibanes: "siento que hasta que este país no esté limpio de terrorismo esta guerra no parará, que nadie dude de ello".