Marisol Hito, vocera del Clan Hitorangui, grupo Rapanui que reivindica las tierras usurpadas por empresarios chileno-alemanes a su familia, fue invitada a exponer en la comisión de la Cámara de Diputados de la República de Chile que estudia las reformas al Código de Aguas de dicho país.

En la década de los '80, la aguas en Chile se privatizaron, entregadas a título gratuito a particulares, que compran derechos con fines especulativos, o sin inversión previa alguna venden aguas a empresas sanitarias e hidroeléctricas, quienes deben pagar por el agua para consumo humano y generación de electricidad.

Especial atención merece el caso de las empresas mineras (fundamentalmente extranjeras) que producen un tremendo impacto ambiental y exigen un alto consumo hídrico, en perjuicio del consumo humano y actividades agrícolas.

Los principales afectados de este estado de cosas son los pueblos originarios del norte de Chile, región semi-árida y de desierto que por la restricción de acceso al recurso hídrico se ven forzados a desplazarse y abandonar sus prácticas agrícolas (bofedales) y ganaderas (auquénidos) ancestrales.

En el caso de la Isla de Pascua (Rapa Nui) Marisol Hito expuso la nefasta e indolente acción de la empresa fiscal SASIPA, que por falta de inversión expone a la población a la contaminación del acuífero (napas subterráneas) que sostiene el aprovisionamiento de agua en la isla, ya que se están contaminando por contacto con pozos negros, ya que ni la empresa Fiscal SASIPA ni la municipalidad han asumido la necesidad de alcantarillado en este paraíso turístico de nivel mundial, con grave riesgo sanitario para la población.

Cabe hacer presente que el anterior Presidente del Directorio de SASIPA, Daniel Platovsky, ha sido querellado por el Consejo de Defensa del Estado por FRAUDE AL FISCO, situación que se extiendo a sus cómplices, la familia Schiess, los mismos que mantienen usurpados los territorios ancestrales de la familia Schiess, lo que da cuenta de la trenza de intereses cruzados que han permitido que un grupo de empresarios continentales se enriquezca ilícitamente a costa de los derechos conculcados a la comunidad Rapanui, etnia originaria que en 1888 solicitó voluntariamente al Estado Chileno a condición que respete sus derechos y tradiciones ancestrales.

Sin embargo, la denuncia de Marisol Hito ante la Cámara de Diputados, pone en entredicho el referido compromiso. Chile es el único país del mundo que tiene privatizadas sus aguas, las que principalmente están en poder de capitales españoles, tema que ha sido denunciado como una flagrante violación a los derechos humanos.