En sus primeras declaraciones sobre el tema, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha alabado la valentía de Barack Obama, al reanudar las relaciones diplomáticas con la Cuba castrista. Para el mandatario venezolano, esta es la decisión más importante que ha tomado su par norteamericano en todo su mandato. También felicitó por el regreso a Cuba de los tres cubanos presos en Miami, en lo que para él, es una victoria de todo el pueblo de la nación caribeña.

Maduro analizó pasajes del discurso de Obama, incidiendo en las palabras del presidente estadounidense cuando dijo que, tantos años del embargo como política contra el castrismo no habían servido para nada.

Anuncios
Anuncios

No faltaron las felicitaciones al papa Francisco, por su valiosa labor de intermediación entre los dos países.

La noticia de Cuba se enmarca en la lucha que mantiene Maduro para convertir en una agresión a Venezuela, el anuncio por parte del Senado de los Estados Unidos, de sancionar a 56 funcionarios del gobierno venezolano, los cuales esperan a que se pronuncie el ejecutivo de Obama. Con el fin del embargo a Cuba, Venezuela es el único país que continua con el discurso radical antiimperialista en América Latina. Desde La Habana, la inestabilidad manifiesta que es depender de una economía tan sometida a los dictados del petróleo como Venezuela, es una gran rémora cara a garantizar una mínima seguridad económica para la nación.

Mirando al futuro, será muy interesante la manera de actuar de Maduro y su gobierno.

Anuncios

Puede que se produzca un retroceso, en cuanto a su política agresiva y hostil contra el gobierno norteamericano. Por el momento, el jefe de Estado venezolano prefiere alabar a Obama y, sobre todo a la Cuba castrista, que ha aguantado cinco décadas de embargo norteamericano, con gran sufrimiento y carencias para su población.

Desde el exterior, lo inteligente sería avanzar en las relaciones Venezuela-Estados Unidos; no está el país para aguantar muchos más sobresaltos. Y menos, sin la ayuda de una imperturbable isla, que ahora ha dejado de serlo en su acercamiento estadounidense. El tiempo nos dirá cómo actuará Maduro y si sigue la senda que ahora comienza Cuba.