Más de 1,6 millones de dólares (aproximadamente 1,3 millones de euros) volaban por las calles de Hong Kong, el día 24 de diciembre del 2014, debido a un descuido desafortunado de los tres transportistas del dinero, la puerta trasera del furgón de la empresa de seguridad británica G4S, que transportaba dinero se abrió accidentalmente y de ella salieron volando miles de billetes que rápidamente fueron recogidos por los ciudadanos.

A pesar de que la policía acudió rápidamente al lugar de los hechos, parte del dinero transportado había volado sin dejar rastro ni huella. En su momento no se realizaron detenciones debido a que no había cargos, pero posteriormente, las autoridades advirtieron de las posibles consecuencias de no devolver el dinero considerado un delito muy grave bajo los cargos de “robo” con una pena de hasta 10 años de prisión, desafortunadamente para los ciudadanos que han recogido tal regalo entregado de una manera no voluntaria, había cámaras de trafico que grabaron a parte de los encargados de la recogida.

Una multitud de personas, al menos entre 13 y 27 personas (según varias fuentes), devolvieron lo que habían recogido, una cifra que ascendió a 460.000 dólares (aproximadamente 377.730 euros) faltando una gran cantidad de los más de 1,6 millones de dólares (aproximadamente 1,3 millones de euros), una cantidad aceptable frente a los 67 millones de dólares (aproximadamente 55 millones de euros) que transportaba el furgón.

Un día después del suceso, dos personas, un hombre y una mujer, fueron detenidas acusadas del cargo de robo, después del informe que ha dado la policía avisando de las consecuencias de no devolver el dinero. Los pasajeros del taxi que se detuvo en el lugar de los hechos, fue grabado con una cámara de seguridad, donde claramente se veía la matrícula y a las personas recoger el dinero del suelo e introducirlo en el mismo taxi, dinero que la policía encontró un día más tarde en la casa de uno de ellos.

Anuncios
Anuncios

La compañía británica de seguridad pidió disculpas al banco de China por el desafortunado suceso y aseguró que se haría responsable de las perdidas.