La información es sinónimo de poder pero actualmente, en un mundo donde todo está conectado a través de internet, hay demasiada información que procesar. El actual presidente de los Estados UnidosBarack Obama, lo tenía muy claro, para ganar las elecciones no le bastó con tener un director de campaña para conseguir votos. Los datos y la información han de ser procesados y analizados, para ello, contrató un equipo de expertos analistas e informáticos para montar una campaña que le llevó directamente a la presidencia y a convertirse en el hombre más poderoso del mundo.

El presidente Obama ha revolucionado la forma de hacer política y de conseguir votos gracias a su arma llamada “The Cave” (La cueva) un recinto en el cuartel electoral de los demócratas situado en Chicago. Los analistas revisaron y analizaron, durante dos años, enormes cantidades de datos acordes a los objetivos de Obama, conseguir financiación y votos.

Anuncios
Anuncios

Una campaña electoral puede costar millones, el objetivo era analizar y encontrar el perfil de personas que podrían apoyar el partido donando dinero a través de un sistema de pago rápido y efectivo, para ello, crearon una aplicación llamada “Quick Donate” que consistía en hacer pequeñas donaciones de forma anónima. En cada campaña, hay personas indecisas con respecto a su voto, analizando la información consiguieron introducirse y simpatizar con los votantes de Ohio, donde aproximadamente 29.000 personas estaban indecisas, consiguiendo sus votos.

En Florida, en el condado de Dade, descubrieron que las mujeres menores de 35 años estaban indecisas, también descubrieron, a través de Facebook, que a esas mujeres les gustaban las series “The Walking Dead” y “Sons of Anarchy” ¿Cómo acabar con su indecisión y conseguir su voto? Con publicidad en las series de televisión mencionadas.

A parte de emplear la tecnología y el análisis de datos, las redes sociales han tenido un papel clave para conseguir el éxito y la presidencia, Obama fue pionero en su campo, revolucionando la forma de conseguir votos, un método que, sin duda, emplearán los futuros candidatos a la presidencia durante los próximos años.