Alexander Mora Venancio era uno de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa (encargada de la formación de los maestros de educación primaria en zonas rurales), en el Estado mexicano de Guerrero, que el pasado 26 de septiembre desaparecieron tras haber sido detenidos por la policía municipal de Iguala. Este grupo parapolicial (no estaba registrado en el Sistema Nacional de Seguridad Pública) habría recibido órdenes del exalcalde de la ciudad, José Luis Abarca.

El motivo de la puesta en marcha de este dispositivo clandestino por parte del exalcalde habría tenido como objetivo evitar posibles manifestaciones por parte de los estudiantes, que se dirigían a Iguala, aparentemente, para protestar en el mitin que esa misma tarde iba a dar la esposa de Abarca, Ángeles Pineda. En este acto, la "primera dama" presentaría su informe de actividades en el organismo público que ella presidía, y al parecer también tenía la intención de presentar su candidatura a la alcaldía de Iguala (una vez que terminara el periodo de su esposo en 2015).

Anuncios
Anuncios

El operativo consistió en que los pseudopolicías interceptaron a los estudiantes en su camino a Iguala, para después entregarlos a los sicarios de los Guerreros Unidos (cártel que también estaba aliado con Abarca) y que estos los asesinaran y se deshicieran de sus cuerpos, que habrían sido calcinados en el vertedero de Cocula, y arrojados los restos al río San Juan, según el testimonio de uno de los autores materiales de la matanza.

A finales de octubre, el Procurador General (fiscal) de México, Jesús Murillo Karam, dio una rueda de prensa en la que hizo públicos los testimonios de dos detenidos tras las desapariciones de los 43 estudiantes, que aseguraron haber participado en la muerte y la calcinación de los mismos. Tras esto, tanto José Luis Abarca como su esposa, Ángeles Pineda, fueron detenidos y acusados de ser los autores intelectuales del crimen.

Anuncios

Además de estas 43 desapariciones forzadas (que se entiende que son homicidios), este hecho terminó con otras 6 personas asesinadas y 25 heridas, que estaban en el lugar equivocado en el momento equivocado, como un jugador y el conductor de un autobús que transportaba a un equipo de fútbol, los Avispones de Chilpancingo, o una mujer que viajaba en un taxi.

La Universidad de Innsbruck (Austria) fue la que identificó los restos de Alexander Mora, aunque los familiares de los desaparecidos solicitaron también, por su parte, la intervención de una ONG en la que trabajan forenses argentinos especializados en investigaciones sobre los derechos humanos, y que se conformó en 1984 para esclarecer las desapariciones de personas durante la dictadura militar argentina.