El actual presidente de los Estados Unidos podría tener como futura sucesora a Hillary Clinton, ex-secretaria de Estado, ex-primera dama y ex-senadora, mujer del ex –presidente de EEUU Bill Clinton y sobre todo una mujer luchadora que podría volver a intentar estar en cabeza de la Casa Blanca después de que haya perdido las elecciones en el año 2008, liderando una de las dos candidaturas principales para la nominación presidencial demócrata.

A diferencia del actual presidente de EEUU, Hillary Clinton no contaba con las estrategias y la llamada “cueva” de Obama con su Big Data, que lo situó en primer lugar, a pesar de ello se situó en tercer lugar, después de John Edwards, ex–senador de Carolina del Norte y el actual presidente.

Todo apunta a que después del progreso y del primer presidente negro en EEUU, debe haber más avance y Hillary podría convertirse en la primera mujer presidenta. Para ello, debe anunciar su candidatura en los próximos meses ya que es la primera opción del Partido Demócrata y la favorita de las elecciones presidenciales que se enfrentaría al Partido Republicano.

La segunda favorita sería Elizabeth Warren, la progresista que busca un voto transversal y que está ganando terreno simpatizándose con el futuro voto latino. A pesar de que ninguna de ellas han anunciado su candidatura, los próximos meses se conocerá quien se presenta a las elecciones. Si Warren decidiera desafiar a Hillary Clinton en las primarias demócratas, sería un digno adversario con escasas posibilidades de derrota. Lo primordial es que la Casa Blanca y Estados Unidos podría tener a la primera mujer presidenta, ya sea Warren o Clinton.

Los sondeos desde el año 2001 al 2009 apuntan unas calificaciones altamente favorables frente a las desfavorables, con una línea continua para futuros sondeos para las elecciones que se celebrarán en el año 2016. Todo ello dependerá de la campaña electoral que sigan y de las estrategias y apoyos, lo que es seguro es que Hillary Clinton contará con el apoyo de Obama y de Bill, dos hombres que están o han estado liderando desde la Casa Blanca, que le asegura un gran número de votantes y puertas abiertas.