El presidente estadounidense, Barack #Obama, ha dedicido empezar el cierre de una de las cárceles más controvertidas del mundo, la prisión de Guantánamo. Para realizar esto, ha tenido que servirse de la ayuda de algunos aliados. Uruguay, por ejemplo, ha recibido en sus prisiones a seis de los presos de baja peligrosidad que allí se alojaban. Estos cuatro presos, uno de Tunez, un palestino y cuatro sirios tendrán estatus de refugiados.

Y es que para realizar ese tan ansiado cierre pedido tantas veces por organizaciones humanitarias, la Casa Blanca ha de disiminuir poco a poco la población reclusa hasta llegar a cien personas.

Anuncios
Anuncios

Así pues, se facilitará que el Congreso revoque una ley que impide el traslado de los detenidos a Estados Unidos, ya que los republicanos consideran su presencia como un riesgo absolutamente innecesario para la seguridad del país.

Así pues, el traslado de los mencionados presos a Uruguay ha hecho que Clifford Sloan, hombre designado por Barack Obama en el Departamento de Estado para cerrar Guantánamo, haya dado las gracias al país, especialmente a Mújica, quien se prestó a "dar hogar a aquellos individuos que no pueden regresar a sus países", siendo este un paso importantísimo respecto al objetivo final, esto es, el cierre de Guantánamo.

A pesar de las dificultades de dicho traslado, la Casa Blanca ha seguido gestionando otro traslado, supuestamente secreto, de cinco presos talibanes a Qatar a cambio del prisionero de guerra Bowe Bergdahl, lo que enfureció enormemente a los republicanos.

Anuncios

Con todo, siguen quedando unos 136 presos en el centro de detención, 67 de los cuales nada tienen que ver con el terrorismo. Aunque la mayoría de los reclusos son de origen yemení, conviven dieciocho nacionalidades distintas. Sea como fuere, se espera que el gesto iniciado por Mujica haga que otros países se animen a dar asilo a presos de Guantánamo, una prisión en la que se han cometido lo que algunos han llamado crímenes contra la humanidad y cuya desaparición ha sido ya uno de los máximos objetivos de muchas organizaciones a favor de los derechos humanos.