Que el #Papa Francisco no se muerde la lengua es algo que muy poca gente se atreve a poner en cuestión. Así lo ha ido demostrando durante algo más de año y medio que lleva al frente de la #Iglesia católica, tiempo en el que ha llegado a tratar temas que anteriores papas como Juan Pablo II o Benedicto XVI no quisieron poner sobre la mesa (como en el tema de los matrimonios entre parejas del mismo sexo). Ayer, aprovechando como ocasión especial el tradicional discurso navideño ante los miembros de la Curia romana, el Pontífice cargó contra aquellos miembros de la Iglesia que padecen lo que él considera "enfermedades" que ponen en peligro la salud de la institución vaticana.

Anuncios
Anuncios

Sus palabras dejaron un semblante serio entre los asistentes, conscientes de que no se trataba de un discurso como cualquier otro, sino de un tirón de orejas a tener muy en cuenta.

Entre las quince "enfermedades" o "pecados" que mencionó Bergoglio se encuentran algunas de tan contundentes como "alzheimer espiritual", "exhibicionismo inmundo" o la carencia de autocrítica por "sentirse inmortales o indispensables". "Una Curia que no hace autocrítica, que no se actualiza ni intenta mejorar, no es más que un cuerpo enfermo", advirtió Francisco. Incluso dejó para el recuerdo una comparación inusual en un Pontífice al decir que los sacerdotes "son como los aviones: solo son noticia cuando caen"; recordando así el daño que puede causar a toda la institución la "caída" de un sacerdote.

Anuncios

No todo se quedó ahí; el Papa no se ahorró otros adjetivos durísimos como "fosilización mental" o "terrorismo del chismorreo". Es precisamente en este último punto, el del marcado exhibicionismo de algunos, donde el Pontífice ha estado especialmente contundente. "Es la enfermedad de las personas que tratan infatigablemente de multiplicar poderes y, por ello, son capaces de calumniar, difamar y desacreditar a los demás. Lo hacen, naturalmente, para exhibirse y demostrar que son más capaces que los demás", ha criticado.

No es la primera vez que el Papa Francisco se muestra muy crítico con algunas actitudes excesivamente conservadoras que existen en el seno del #Vaticano, como ha demostrado por ejemplo en sus denuncias sobre casos de pederastia que llevaban ocultos hace años.