Parece que el horror sólo va a más, generado por un mayor radicalismo. Cada día nos encontramos con actos depravados y de auténtico terror, protagonizados por los integrantes del Estado Islámico. Esta vez, se han ensañado con 150 mujeres en Irak, a las que, según el Ministerio del país de Derechos Humanos, han ejecutado dichos extremistas por negarse a mantener relaciones y a contraer matrimonio con sus captores.

Según varias fuentes, las mujeres se encontraban secuestradas junto con otros tantos centenares de personas, en la ciudad de Faluya, al oeste de Bagdad. El propio informe del Ministerio de Derechos Humanos explica, que algunas de las mujeres ejecutadas, eran menores y otras se encontraban en estado de buena esperanza, lo que añade aún más horror si cabe a estos asesinatos.

Anuncios
Anuncios

Las mujeres fueron encontradas en dos fosas comunes de la ciudad. Según explican varios medios, las personas que intentaron impedir la masacre por parte de los yihadistas, fueron encerradas a la fuerza en la mezquita de Hadra (Al-Hadra Al-Muhamadiya), reconvertida en un centro de reclusión para estos prisioneros.

Al parecer, este grupo de mujeres, se negó a contraer matrimonio con los yihadistas y a satisfacer sus deseos carnales, y menos aún, a convertirse en sus esclavas, por lo que uno de sus líderes, de nombre, Abu Anas Al-Libi, ordenó su ejecución. Por si esto no bastara, desde el viernes pasado, el Estado Islámico ha venido distribuyendo panfletos donde animan a los yihadistas a tomar esposas, mejor aún si se trata de menores. Ni siquiera ponía pegas a que se tratara de mujeres de la propia familia de sus combatientes, todas pueden servir para la causa.

Anuncios

Las guerras son terribles, más aún cuando la población civil sufre las consecuencias, pero no se puede olvidar que las mujeres son las que padecen de forma continuada las violaciones y en este caso, la amenaza de ser vendidas como esclavas para satisfacer a estos hombres que no otorgan a la mujer ningún tipo de consideración, que no representan para ellos más que un objeto cuyo único objetivo es dar placer y servir al hombre cuando se le requiere. Las mujeres asesinadas se resistieron a ser tratadas de esta manera y a servir como esclavas y por ello, pagaron las consecuencias. Lamentablemente estas noticias, no serán las últimas, mientras la #Religión se siga imponiendo a la razón humana. El Estado Islámico continúa su avance por Siria e Irak, sembrando el terror a su paso.