El Mundo contempla hoy con cierto optimismo como 56 años después del embargo económico y político a la isla de Cuba por parte de #Estados Unidos, sus presidentes anuncian ayer un "sí quiero" en el restablecimiento de las relaciones diplomáticas y económicas. Una buena noticia que llena de regocijo a miles de cubanos exiliados en Norteamérica y que ahora podrán volver a abrazar a sus familias.

Este giro de 180 grados deja prácticamente deshecho el embargo y como prueba de la buena sintonía ya existente La Habana ha liberado al contratista Alan Gross, que ayer volvió hacia su país en un avión norteamericano, a cambio de tres cubanos acusados de espionaje en Estados Unidos.

Anuncios
Anuncios

En Washington y La Habana se van a abrir las dos embajadas bajo la protección de Suiza y, en medio de las medidas económicas tomadas, se autorizará a los bancos estadounidenses a abrir cuentas en bancos cubanos y los que viajen a Cuba podrán realizar compras con tarjetas de crédito y débito de bancos estadounidenses.

Desde la Casa Blanca se dice que el Papa Francisco fue determinante en las conversaciones secretas que mantuvieron los dos países por medio de delegaciones de Estados Unidos y Cuba, que durante muchos meses intentaron darle un toque de normalidad a las relaciones y lograr los acuerdos necesarios, para que finalmente ayer se diera el gran paso y se anunciara que se restablecerán esas relaciones rotas desde 1961 y que no han beneficiado para nada a ninguno de los dos países.

En una nota publicada antes del anuncio por parte de los presidentes Barack Obama y Raúl Castro, dando la buena nueva a sus ciudadanos, la Casa Blanca adelantó: "Hoy, Estados Unidos está tomando medidas históricas para trazar un nuevo rumbo en nuestras relaciones con Cuba y para confraternizar y comunicarse con el pueblo cubano.

Anuncios

Estamos separados por 90 millas de mar, pero unidos gracias a las relaciones entre los dos millones de cubanos y cubano-americanos que viven en Estados Unidos con los 11 millones de cubanos que comparten una esperanza similar de llevar a Cuba a un futuro más prometedor".