Desde que se inició el bloqueo y la ruptura de relaciones entre EEUU y Cuba, es la primera vez que se produce un gesto por parte de alguno de los dos países que pueda lograr que se reactiven las negociaciones de cordialidad y no agresión. El paso lo ha dado el país cubano, al poner en libertad al contratista estadounidense Alan Gross, de 65 años de edad, que se encontraba en Cuba cumpliendo una condena de 15 años por "amenazas a la seguridad del Estado", por haber intentado crear una red que ofreciera un servicio ilegal de internet en la isla y repartir material digital entre representantes de la comunidad judía cubana, de la cual llevaba realizados tan sólo 5. La decisión ha sido tomada tras recibir una petición por motivos humanitarios por parte de Washington.


Según desveló el periódico estadounidense "The New York Times", ambos países tienen previsto normalizar sus relaciones diplomáticas para restablecerlas completamente, negociando la apertura de nuevas embajadas, y que mantuvieron conversaciones secretas en Canadá desde hace año y medio, que fueron puestas en marcha por el Papa Francisco, terminando en un encuentro en la sede de la Iglesia Católica, el Vaticano. El rotativo neoyorquino alentaba, en un editorial de principios del mes de noviembre, al Gobierno de Obama a iniciar conversaciones para realizar un intercambio entre Gross y los tres espías cubanos del grupo "Los Cinco", que fueron condenados en EEUU en 2001.


Por su parte, el secretario de Estado, John Kerry, va a revisar la calificación de Cuba para que deje de estar catalogado como Estado patrocinador del terrorismo, y Marco Rubio, senador republicano por Florida, ha declarado que ese acuerdo que se va a alcanzar incluirá una normalización de relaciones comerciales y bancarias con Cuba, lo que hace prever que las limitaciones turísticas se reducirán y que los trámites para las importaciones sufrirán una simplificación considerable, así como una mejora de las comunicaciones entre ambos países.


Alan Gross ya ha abandonado la isla en un avión estadounidense que lo conducirá a los EEUU. La liberación de Gross ya fue señalada por Bill Clinton como un avance para que se levantara el embargo contra Cuba. El General del Ejército, Raúl Castro, se dirigirá hoy al pueblo para dar un importante anuncio sobre las relaciones con EEUU. Obama ya admitió hace unos días que su gobierno estaba negociando con Cuba la liberación de Gross, y hoy, a la misma hora que lo hará Castro, hablará ante las cámaras para anunciarle a la población norteamericana de "un gran cambio en la política hacia Cuba".


Gross sufre de diabetes y había perdido ya casi todos los dientes, estaba aquejado por fuertes dolores de espalda y se había quedado ciego de un ojo, de ahí que el Papa Francisco haya ayudado con su participación a la liberación del norteamericano "por motivos humanitarios".