La #Sobrepesca de los océanos es uno de los principales problemas ambientales al que se enfrenta el planeta. Por eso, la ONG ambiental #WWF publicó para estas navidades una guía interactiva para ayudar a los consumidores españoles a comprar los esperados #Pescados y mariscos típicos de la época sin poner en peligro la vida en los océanos. Utilizando la guía, se puede tener información de cerca de cien especies en lo que consideran la “más exhaustiva y rigurosa de las publicadas hasta el momento”.

La herramienta está disponible tanto en la web, a través de su “Guía de pescado”, como en una aplicación móvil para teléfonos IOS y Android.

Anuncios
Anuncios

Con ella, los consumidores pueden saber qué especies pueden consumir, de acuerdo a su estado de conservación de las pesquerías, el tipo de pesca utilizado y la región de procedencia. Además, ofrecen información general de la especies.

España y el consumo de pescados y mariscos

Según la organización, el 10 de mayo de 2016 España agotó sus recursos pesqueros para todo el año. Desde entonces ha dependido de las importaciones, usualmente de países en desarrollo que dependen del mar como principal fuente de proteínas animales. La media de consumo, alrededor de 42 kilogramos al año, es la mayor de toda la Unión Europea. Mientras que ocupa el tercer lugar en los países importadores de pescado detrás de Alemania y China. Por su parte, la Unión Europea es el mayor importador de estos productos, alcanzando un 23% del comercio internacional.

Anuncios

De acuerdo con la FAO, cerca de un tercio de las poblaciones de peces se encuentran sobreexplotadas, lo que significa que no se puede garantizar su supervivencia. En el caso del Mediterráneo, una de las zonas de pesca más antiguas del mundo, Giuseppe Carlo, Director del Programa Marino Mediterráneo de WWF afirma que “el 95% de los stocks están sobreexplotados, el 89% agotados, y la mayoría de las especies de tiburones están prácticamente extintas”.

Ante esa problemática, la organización ambiental asegura que, aunque es responsabilidad de los gobiernos procurar la pesca sostenible, los consumidores son una parte importante de la solución. Para eso, promueven tres hábitos:

  1. No consumir pescado del que no se conoce su procedencia
  2. Mirar la etiqueta de lo que se compre en la pescadería
  3. Apoyar la pesca responsable y sostenible buscando el sello de sostenibilidad (MSC y ASC en el caso de la acuicultura)

Pero, ¿qué comprar y qué no?

La guía recomienda, por ejemplo, la compra del bonito del norte de la costa vasca capturado con caña, la anchoa del Cantábrico pescada con cerco, el pulpo de las nasas de Asturias o la bacaladilla del Atlántico Norte.

Anuncios

Del atún rojo, especie en peligro grave, sólo recomiendan los que fueron capturados con almadraba, una trampa de redes, utilizada en Andalucía, Comunidad Valenciana, Murcia y Ceuta.

Entre las no recomendadas se encuentra el bacalao, que ha sufrido una fuerte sobrepesca en el Atlántico Norte, el mero, el pez espada, el cazón o las gambas blancas provenientes de la pesca extractiva. La merluza, el pescado más reclamado en las pescaderías durante las navidades de 2015, representa una “preocupación menor” para los ambientalistas pues, a pesar de que ha sufrido sobrepesca, ahora se muy regulada y las poblaciones parecen recuperarse.

Esta iniciativa forma parte del proyecto Fish Forward cofinanciado por la Unión Europea para promover la producción y el consumo sostenible de los productos marinos.