Las peras y el queso azul hacen una excelente mezcla de sabores que se enriquece con las espinacas y el crocante de las almendras.

Valores nutricionales y energéticos de los ingredientes

  • La pera es un fruto cuyo origen se sitúa en el oeste asiático. Es rica en fibras y por su alto contenido en agua, 85%, posee un bajo contenido calórico ya que 100 gramos de pera representan, en la ingesta la incorporación de tan solo 61 Kcal. Rica en vitamina C, posee además vitaminas del grupo B. Otras vitaminas en baja cantidad y muchos minerales entre los que se destaca el potasio.
  • Las espinacas son también ricas en fibras, vitaminas y minerales, pero lo relevante de este vegetal es que aporta muchos nutrientes y pocas calorías. Es antioxidante y combina sodio y potasio en proporciones óptimas para los hipertensos.
  • Queso azul, si bien aporta gran cantidad de grasas saturadas y calorías, el calcio y la vitamina B5 que contiene, sumado a su incomparable sabor, ameniza una indulgencia gastronómica.
  • Almendras, estas semillas son un poderoso reservorio de nutrientes. Tienen propiedades antioxidantes y son muy ricas en vitamina E. Se le reconoce capacidad antihipertensiva y algo muy notable para las dietas de adelgazamiento, REDUCEN EL APETITO.

Visto todo esto seguramente ya querrás probarla e incorporarla a tu menú de dieta.

Anuncios
Anuncios

Ingredientes para 2 personas

  • 1 pera grande 
  • 1 atado de espinacas
  • 50 gramos de queso azul
  • 2 cucharadas de almendras
  • Aceite de oliva
  • 4 tostadas bien crujientes de pan blanco

Preparación

Preferentemente pelamos la pera, aunque se puede consumir con su piel y de esa manera aumentaremos la incorporación de fibras. Si no la pelas, deberás lavarla minuciosamente. Cortar la fruta en gajos y reservarla. El queso azul podemos desgranarlo con los dedos, o si lo prefieres, cortarlo en cuadraditos o bastones. Reservar. Las almendras tienen mayor poder nutritivo si conservan su piel, la forma de consumirlas depende de tu gusto personal. Las cortaremos groseramente, pero conservaremos algunas enteras para el emplatado. 

Emplatado

Elegimos un hermoso plato para servir esta rica ensalada otoñal.

Anuncios

En el fondo preparamos una capa de hojas tiernas de espinacas y vamos incorporando el resto de los ingredientes. Rociamos con un hilo de aceite de oliva, finalizando con las almendras enteras y algo de queso azul desmenuzado. Acompañar con las tostadas bien crocantes y un buen vino blanco, ligeramente afrutado. Una verdadera delicia de frescura natural.

  #Cocina #Alimentos #Calidad de vida