Para muchos comensales la idea de encontrar saltamontes, escarabajos y abejas como el plato del día de un servicio de restaurantes sería algo descabellado, como una rareza para curiosos y una broma de mal gusto (y preconcebidamente de mal sabor) para los tradicionales que prefieren las dietas de carne, aves y pescado. Sin embargo, muchos negocios de comida están tomando en serio la iniciativa de ofrecer una gastronomía de consumo basado en los insectos.

No en vano, los bichos han recibido el visto bueno por parte de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación, y ya se ha demostrado que los insectos han servido como fuente importante de alimentación en diferentes partes del mundo a lo largo de la historia.

Anuncios
Anuncios

Poco a poco, aquellos animalitos que siempre son considerados como plagas han cambiado a los ojos de muchos chefs, emprendedores y franquicias para convertirse en la nueva sensación de las cadenas de comida.

En países asiáticos, el sushi preparado con grillos, cucarachas o incluso ciempiés, que sustituyen al tradicional pescado, se ha hecho una reputación tal que ya está empezando a ser ofrecido en restaurantes europeos, incluyendo en España. Un platillo que puede ser tomado en cuenta para paladares más retadores.

Pero hay quienes han ido más allá y consideran a estas minúsculas especies de invertebrados como el aperitivo revolucionario de las comidas rápidas tradicionales. Desde Bélgica, están emergiendo las hamburguesas fabricadas con proteínas de insectos, las cuales, tras algunos experimentos que recibieron la aprobación de una muestra de consumidores; y de una tierra donde el dominio culinario comercial lo han tenido las papas fritas y el chocolate, surgió un espacio llamado Bug & Lunch que invita al público a degustar de croquetas de orugas y semejantes delicias.

Anuncios

El Reino Unido tal vez le dijo no a la Unión Europea, pero la dieta insectívora parece tan exquisita que han decidido copiar este potencial gastronómico con cadenas de comida. De esta forma, han aparecido el Grub Kitchen en Gales y los Bug Burguers en Inglaterra donde se han atrevido a acompañar las hamburguesas con harina de gusanos y grillos. En España no es tan popular, pero la moda de la entomofagia ha motivado a lugares como el pueblo de Coín para llevar adelante una granja que produzca insectos para la alimentación humana.

Los bichos aún tardarían en dominar el mercado culinario occidental, después de todo, los medios de comunicación venden las situaciones en las que humanos consumen insectos como absurdos retos en reality shows y estrategias para la supervivencia; y ciertamente, es difícil ver a Bear Grylls complacido cada vez que mastica una oruga durante alguna de sus aventuras televisadas en medios hostiles.

Aún así, los insectos están ganando aprobación entre las opiniones especializadas sobre alimentación saludable entre las nuevas tendencias de consumo.

Anuncios

Reconocidos blogs de salud aprueban su consumo por su facilidad de cultivar, su riqueza en proteínas, su versatilidad para prepara una variedad de aperitivos, y su comprobado potencial de sabor que puede calar en el gusto de las personas; recomendando saltamontes, gusanos de la harina, cochinillas, hormigas, escarabajos y pupas de moscas, entre aquellos “ingredientes” a considerar para la preparación de deliciosos platillos.   #Cocina #Empresas #Alimentos