La leche es un ingrediente fundamental para el desayuno en muchos hogares. Lamentablemente, la lactosa en muchas ocasiones presenta reacciones que no son nada saludables para nuestro organismo. 

No hay por qué alarmarse, pero si eres un amante de la leche, consideras que es un componente esencial en tus desayunos pero, últimamente te sientes cargado/a o con algún tipo de mal estar, este artículo es para ti. Así como también, para todos aquellos que han sido diagnosticados intolerantes a la lactosa de forma médica. 

¡A grandes problemas, soluciones gigantescas! 

Hoy os vamos a compartir una receta que, sin mucha dificultad, podrás elaborar en casa.

Anuncios
Anuncios

Se trata, de leches vegetales, con muchas propiedades saludables que, dará un toque delicioso a tus desayunos sin lugar a dudas.

Ingredientes:

  • 1 tacita de almendras (crudas), previamente remojadas en agua.
  • 3 tacitas y media, de agua mineral (evita que sea de gas o que esté filtrada).
  • De 2 a 3 dátiles (esto es algo opcional si no gustas, no los apliques).
  • 1 vaina de vainilla bien picadita (o si lo prefieres, una cucharada de extracto de vainilla líquida).
  • 1/4 cucharada de canela 
  • Y una pizquita de sal (que sea fina), ayudará a mejorar su sabor, procura no excederte.

Elaboración:

Las almendras remojadas en agua, tendrán que pasar un proceso de reposo dentro del agua durante 8-12 horas, por lo que te recomendamos dejarlo durante toda la noche. A continuación procede a escurrirlas bien y ponerlas en el vaso de tu licuadora.

Anuncios

Une con ellas el agua filtrada, los dátiles y la vainilla. Procede a batir a máxima potencia. 

Prosigue colocando la leche en otro recipiente, para así poder lavar bien la licuadora para el siguiente paso. Una vez lavada bien la licuadora, vuelve a poner la leche en la misma y a continuación añade la cucharada de canela y la pizquita de sal previamente preparados. Vuelve a batir pero, esta vez a una velocidad baja. 

Por último, ponemos nuestra leche de almendras en un recipiente o varios, de vidrio (como preferencia) y, los dejaremos en el frigorífico durante no más de 5 días reposando. ¡Listo! Una vez pasados los días, ya estará lista para ser disfrutada. Recuerda batir antes de servir.

¿La has probado ya? ¡Cuéntanoslo!  #Alimentos #Calidad de vida