La cata de #Vinos consta de 3 etapas fáciles de aprender, pero una vez aplicadas nos permitirán obtener el máximo provecho, determinando además saber si el vino está o no en buenas condiciones, y que calidad tiene, además de asociarse con la salud.

         Las etapas son visual, olfativa y auditiva:

Visual

Observar primero la superficie del vino en la copa y luego el cuerpo del vino a trasluz y fondo blanco.

Vino blanco

Debe presentar una superficie brillante, sin presencia de grasa, velo o sólidos flotando, puesto que se considera alterado y no se recomienda su consumo.

El cuerpo del vino debe presentase sin sólidos en suspensión, y coloración amarilla pálida con posibles tonalidades verdosas, lo que demuestra su juventud y buen estado.

Anuncios
Anuncios

En caso de presentar sólidos o un color amarillo dorado significa que el vino no está en condiciones de ser consumido, con excepción de los blancos dulces que suelen presentar tonalidades un poco más doradas.

Vino tinto

Al igual que con los blancos, la superficie y el cuerpo deben presentarse brillantes y sin sólidos. El color puede variar desde colores rojo rubí y violáceo a negro a marrón o café, hasta naranja o ladrillo en función de que sea un vino nuevo, añejado por algunos años u oxidado respectivamente. En el último caso no es recomendable su consumo.

Olfativa

         Primero se debe acercar lo más posible la nariz a la copa sin agitarla. Luego de una primera impresión mover en círculos para favorecer el desprendimiento de aromas.

Vino blanco

Los olores extraños como tierra mojada, vinagre o esmalte para uñas, entre otros, significa que es un vino alterado y su consumo no es recomendable.

Anuncios

Los vinos blancos, al mover la copa, desprenderán aromas a frutas, flores o vegetales que son función de la variedad de uva con que se elaboró, mientras que la intensidad y delicadeza que se perciban serán función de la calidad.

Vino tinto

Al igual que los vinos blancos no deberán presentar olores a tierra mojada, vinagre, o esmalte de uñas para considerarlo sano.

Cuando pasamos a la etapa de mover la copa se percibirán aromas a fruta y algo de madera, o aromas complejos agradables y vainilla, café o chocolate, propio de los vinos jóvenes y los criados en barrica respectivamente.

Gustativa

         Poner un sorbo pequeño de vino para percibir gustos y estructura, para luego tomar un poco de aire y sentir los aromas de boca.

Vino blanco

Los gustos percibidos en boca no deben ser muy ácidos, salados o amargos, sino más bien algo ácidos, para obtener frescura y dulces, levemente dulces o secos, para ser considerados equilibrados.

Normalmente se presentan ligeros en boca, fáciles de tomar y frescos.

Anuncios

Además presentan aromas de boca, que son la unión de los aromas y sabores percibidos en la cavidad bucal. Los vinos blancos presentan aromas de boca intensos aunque normalmente de rápida desaparición.

Los gustos en los tintos varían un poco respecto a los blancos porque deben presentar menor acidez, y se acepta percibir un poco de amargor en los vinos jóvenes. En otros casos también se lo considera desequilibrado.

La estructura o cuerpo puede ser ligera y algo áspera, propio de los vinos jóvenes, o mayor estructura y suaves, características de los vinos añejados.

Los aromas de boca de los vinos tintos se presentan menos intensos que los blancos pero de mayor duración.

Conclusión

El vino que se consuma puede ser de los costosos como los franceses, o económicos, sin embargo más allá del precio, lo importante es la práctica correcta de la cata o degustación para poder disfrutarlos desde la primera gota. #Cocina #Enoturismo