La Denominación de Origen #Ribera del Duero ha celebrado los Premios Envero con una cata multitudinaria, de carácter abierto y popular, que ha reunido a más de mil catadores en la ciudad burgalesa  de Aranda de Duero.

Los catadores, expertos y aficionados, se han reunido con el fin de valorar 281 caldos procedentes de 80 bodegas de la Ribera del Duero. Las mil narices que se congregaron en la capital ribereña cataron caldos de seis categorías: rosados, tintos jóvenes, tintos roble, tintos crianza, tintos reserva/gran reserva y #Vinos de alta expresión.

Se trata de un certamen singular, ya que es el único donde el consumidor final es quien realiza la valoración de los caldos que se presentan al certamen.

Anuncios
Anuncios

Los vinos ganadores han sido Pago de Ina (alta expresión); Tamaral Reserva (reserva y gran reserva); Tudanca 2012 (crianza); 912 Altitud Tierra Arcillosa (joven roble); Joven de Silos 201 (tinto joven) y Rosa de Arrocal (rosado).

El 18% de los catadores eran expertos, un 69% se calificaron como aficionados y amantes del vino y un 13% no tenía ninguna iniciación en la cultura del vino. Los presidentes de mesa han guiado a los catadores y han ido resolviendo las dudas de los participantes más noveles. El director técnico del Consejo Regulador de la D. O Ribera del Duero, Agustín Alonso, fue el encargado de dirigir los Premios Envero.

Las cifras dejan entrever que el certamen popular traspasa las fronteras de la región vitivinícola. Un 19% de los catadores procedían de Madrid y el 23% de otras comunidades autónomas, en su mayoría de Cantabria y Aragón.

Anuncios

Un 1% ha llegado de otros países para participar en esta cata que llevaba por lema “1.000 siempre aciertan”.

El 29% de los catadores procedían de Aranda de Duero, el 12% de Valladolid, el 7% de Burgos y el 9% de otras zonas de Castilla y León. Todos  ellos han recibido un certificado de su participación en el comité de cata de los premios.

Es la tercera ocasión en que los Premios Envero se celebran con este formato de cata popular y la cita se está consolidando en el mundo del vino. Por el momento, la cifra de bodegas participantes es escasa, ya que la D.O Ribera del Duero cuenta con más de 200 explotaciones bodegueras en su territorio que se extiende por las provincias de Burgos, Valladolid, Segovia y Soria.

Se trata de un porcentaje exiguo que refleja que las bodegas no apuestan por un formato de carácter popular, abierto no sólo a narices expertas y sin un jurado profesional. A pesar de que los Premios Envero están funcionando muy bien entre clientes potenciales de los vinos de Ribera del Duero, falta que sean las propias bodegas las que crean y confíen en este formato.

  #Enoturismo