Pequeño y relajado, con cocktails y café de primera calidad, además de vinos y comida bajo supervisión directa de sus propietarios es Stampi, un nuevo local abierto en el barrio de Gràcia, en Barcelona. Un lugar donde a todo el mundo se le trata como uno de los suyos, y es que el lugar ha sido reformado por sus propios dueños, con sus propias manos, al igual que el mobiliario y la iluminación que dota al lugar de una intimidad sin igual.

Uno de sus dueños es el milanés Francesco Giardina, probablemente uno de los mejores barman de la ciudad con más de doce años de experiencia en el mundo de los cocktails. Uno de los objetivos de Giardina ha sido priorizar la evolución de los cocktails y tragos combinados en la última década con toques de clase y sofisticación.

Anuncios
Anuncios

Uno de los objetivos de Giardina con Stampi es llevar a su público a explorar los mundos de la destilería más allá del tradicional gin tonic.

Entrar a Stampi es como entrar a casa, en un ambiente relajado, minimalista, con una decoración a base de mobiliario y accesorios elaborados con materias primas originales, reales. Asimismo, la atención procura hacerte sentir como si fueran tus amigos de toda la vida, en el bar de toda la vida y en el barrio de toda la vida. 

Y si no le basta con las maravillas que Stampi tiene en su carta de tragos, el mismo Francesco prepara para Usted un cocktail personalizado. Para los días de frío y lluvia, el lugar le ofrece una exquisita variedad de cafés, croissants, galletas y bollería para refugiarse en un sitio como el salón de la mejor de sus casas.

Si prefiere disfrutar a solas junto a su pareja, es recomendable probar una copa (o dos) de su variedad de vinos junto a tapas italianas de quesos y embutidos o guacamole con nachos, entrepans y quesadillas.

Anuncios

No querrá irse del lugar.

A pasos de la Plaça del Sol, Stampi se configura como uno de los secretos mejor guardados de Gràcia, para todos aquellos barceloneces y visitantes que renieguen de los sitios turísticos del centro y deseen tener una atención privilegiada.  #Crónica Barcelona #Sociedad Barcelona #Qué hacer en Barcelona