Esta tarta de queso es una de mis preferidas, aunque hay muchas variantes… Se pueden hacer al horno, al microondas o sólo al fuego como es nuestro caso.

La verdad es que todas están riquísimas… Pero esta es el postre supremo.

Para esta receta vamos a utilizar los siguientes ingredientes:

  • 400ml de nata para montar o crema para montar (sin lactosa en el caso de los intolerantes)
  • 2 cajitas de queso untable tipo Philadelphia (sin lactosa en el caso de los intolerantes)
  • 2 sobres de cuajada (royal)
  • 150g de azúcar blanco
  • Mermelada de fresa, frambuesa o frutos rojos
  • 75g de mantequilla
  • Galletas tipo maría (sin lactosa y sin gluten para los intolerantes)
  • Agua
  • Molde desmoldable para tartas

En un vaso batidor vamos a poner un paquete de galletas tipo maría y las vamos a triturar, es importante que queden como arena porque será la base de nuestra tarta.

Anuncios
Anuncios

En un bol vamos a poner un poco de mantequilla y la vamos a derretir en el microondas (hay que estar muy atentos porque la mantequilla funde muy rápido).

Juntaremos la galleta y la mantequilla y removemos hasta que todo quede bien integrado. Ponemos esta mezcla como base en nuestro molde y aplastamos con una cuchara hasta que esté uniforme.

Reservamos las galletas en el frigorífico mientras procedemos con la siguiente elaboración.

En un cazo a fuego medio pondremos los 400ml de nata para montar (equivalen a dos ‘bricks’) y cuando esté caliente le añadiremos el azúcar blanco y removemos bien con unas varillas hasta que el azúcar se deshaga.

Cuando se haya disuelto le incorporamos el queso tipo Philadelphia (es mejor si lo hacemos con una lengua) y repetimos la misma operación.

Cuando la mezcla haya quedado homogénea sacamos con un cazo un poco de nuestra crema a un vaso para disolver los dos sobres de cuajada y revolvemos para que no nos queden grumos.

Anuncios

Incorporamos el vaso donde hemos puesto la cuajada a la elaboración final y volvemos a removerlo todo con unas varillas.

Sacamos nuestro molde con la base de galletas del frigorífico y le ponemos nuestra crema de queso.

Lo volvemos a meter al frigorífico durante 4 horas.

Finalmente elaboraremos la última capa, la mermelada.

Para ello vamos a poner un poco de agua tibia en un cuenco y le iremos agregando cucharadas de la mermelada que más nos guste, removemos bien e incorporamos a nuestra tarta de queso.

TRUCOS:

Si no tenemos vaso batidor podemos poner las galletas en un bolsa (para guardar bocadillos) y golpearlas con un rodillo hasta que queden como polvo.

Si la galleta de la base no ha quedado demasiado compacta, se le puede poner más mantequilla o un chorreón de leche.

La cuajada también se puede incorporar directamente a la mezcla pero hay que batir muy bien.

Si no tenéis cuajada podéis utilizar gelatina neutra en polvo o el láminas (7 láminas sería suficientes), aunque a mí me gusta más la cuajada para esta tarta.

Anuncios

La tarta está muchísimo más buena si la dejamos reposar de un día para otro.

APORTE CALÓRICO:

Este postre tiene un alto contenido calórico ya que lleva nata para montar, (308kcal por cada 100ml) queso untable (aunque los hay light, que dan el mismo resultado y están deliciosos) y mermelada.

Pero para un cumpleaños o un día especial, es perfecta. #Cocina #Alimentos