El repollo es un alimento muy usado en nuestras cocinas que además de aportar buen sabor nos da muchos nutrientes indispensables para nosotros.

De la familia de las crucíferas, tiene un buen porcentaje de agua, poca grasa y calorías. Es rico en provitamina A, la cual se acaba convirtiendo en vitamina A. Además actúa de antioxidante y posee vitamina C. Tiene minerales como el magnesio y el potasio.

El repollo es bueno para muchas cosas como:

-El estreñimiento

-Las úlceras estomacales

-La obesidad

-Los trastornos de la piel

-Evita el envejecimiento prematuro

En el artículo de hoy, aprenderemos a preparar un plato típico de la comida irlandesa, fácil de preparar, el cual podemos añadir a nuestro recetario doméstico, ya que además de ser un plato fácil de adquirir y preparar nos aporta muy buenos nutrientes.

Anuncios
Anuncios

Qué nos hace falta:

-1 Kilo de patata

-2 lonchas de bacón

-1/2 repollo verde (se pueden utilizar otras coles)

-1 cebolla

-0,8 litros de leche aproximadamente

-Sal y pimienta a nuestro gusto

-Aceite de oliva

Así lo prepararemos:

Pelaremos las patatas y las partiremos en dos o tres trozos. Las pondremos a cocer en una cazuela con agua. En el momento que estén cocidas, las apartaremos del fuego sin sacarlas del agua para evitar que se enfríen.

A la vez, prepararemos lo que nos queda del plato. Picaremos el bacón en tiras de pequeño tamaño y lo freiremos en una sartén hasta que suelte toda la grasa. Acto seguido lo sacaremos y lo reservaremos.

Picaremos el repollo y cortaremos la cebolla en aros finos. En la misma sartén que hemos usado para freír el bacón tenemos que saltear la cebolla con el repollo, a un fuego intermedio, mientras vamos removiendo hasta que veamos que se queda blando y empiece a transparentarse (si tapamos la sartén no se quema y se #Cocina muy bien).

Anuncios

Cuando esté listo nuestro repollo, escurriremos las patatas y las aplastaremos con un tenedor o cualquier otro utensilio que consiga el mismo fin. Las mezclaremos con la leche y las salpimentaremos y sazonaremos al gusto.

Después, añadiremos el bacón que habíamos reservado a la cebolla con el repollo, y mezclaremos también con las patatas. Se sirve en una fuente, dejando un hueco en el medio del plato para colocar un poquito de mantequilla, la cual acabará derritiéndose con el calor propio de nuestro plato

¡Qué aproveche! #Alimentos #Calidad de vida