Introducción a las migas:

Las migas son un plato tradicional de pastores con el que se aprovechaban del pan duro sobrante. Su versión más simple consiste simplemente en sofreir trozos de pan duro (que habremos de humedecer antes) con ajo y aceite, hasta que quede el pan dorado. Como es una receta tradicional, la forma de prepararlas variará dependiendo de la zona en la que nos encontremos. Es característico consumirlas con uva, dandole un contraste entre el salado y el dulce, aunque se puede prescindir de ella, incluso hay variantes que utilizan otras frutas distintas para prepararlas. 

Qué necesitaremos:

-1/2 kilo de pan duro (de hace un par de días)

-Sal

-Agua tibia

-Aceite

-1 cabeza de ajo

-Panceta troceada en dados (se puede usar también bacon)

-Chistorra

-Pimiento rojo

-Uvas

El día de antes de la degustación:

Cortaremos el pan en trozos finos y los colocaremos en una fuenta grande.

Anuncios
Anuncios

Disolveremos sal en el agua tibia y tras ello, la rociaremos sobre el pan, como si estuviéramos simulando lluvia. Podemos ayudarnos de un colador. Después, cobriremos el pan cortado con un paño húmedo y lo reservaremos hasta el próximo día.

El día de la degustación:

Pondremos en el fuego una olla con un poco de aceite de oliva y cuando coja temperatura añadimos el ajo a trozos.

Lo freímos hasta que se dore, entonces lo retiramos y ponemos en la olla la panceta o bacon y la chistorra. En el momento que estén dorados, las dejaremos escurrir y las reservaremos.Freiremos el ajo hasta que esté bien dorado, momento en el que lo retiraremos con una espumadera, y lo reservaremos.

Para darle un buen sabor al plato, cogeremos la cantidad que nos parezca (al gusto) de pimiento rojo, lo freiremos a trocitos pequeños y lo reservaremos también.

Anuncios

En la misma olla sin cambiar el aceite pondremos el pan preparado anteriormente, y lo removeremos para que coja bien el sabor de los alimentos que hemos cocinado anteriormente y pierda también la humedad. Una vez conseguido, podemos darle golpes suavemente con la cuchara para picarlo y que queden las migas bien sueltas.

Ahora añadiremos los alimentos que reservamos anteriormente y seguiremos dándole vueltas. Es aconsejable, cuando estén hechas, reposarlas un par de minutos en la misma olla y remover de nuevo, repitiendo ésto unas cuantas veces.

Justo antes de servir, añadiremos sobre nuestras migas un puñado de uvas, dándole un toque dulce característico de las migas con uva.

¡Qué aproveche! #Fútbol #Cocina #Calidad de vida