Seguro que todos nosotros hemos comido "phoskitos" ahora y cuando éramos pequeños, o les hemos dado a nuestros hijos en algún momento. Se trata de un delicioso postre compuesto principalmente por trozos de bizcocho enrollado, con crema de relleno y cubierto por chocolate. Hoy les enseñaremos a realizar nuestros propios "phosquitos" caseros, para poder disfrutar todavía más de éste increíble postre de una forma mucho más artesanal.

Podemos degustarlo como postre, como merienda o incluso como desayuno.

Ingredientes para nuestros "phoskitos" caseros:

Para elaborar nuestro bizcocho: 50 gramos de leche, un chorrito de aceite de oliva, 4 huevos, 70 gramos de azúcar, moreno, 80 gramos de harina y sal.

Anuncios
Anuncios

Para el relleno (la crema): 100 gramos de nata, 80 gramos de leche condensada y 1 cucharadita de miel.

Para el chocolate exterior: 200 gramos de cacao (lo fundiremos), un chorrito de agua y 50 gramos de mantequilla.

Cómo prepararemos nuestro postre:

- Primero realizaremos la "base" de bizcocho. Pondremos en un recipiente 20 gramos de azúcar. la leche, 4 yemas de huevo (guardaremos la clara para luego), la harina con un chorrito de aceite y una pizca de sal.

- Removeremos todo bien hasta que quede perfectamente mezclado. Por separado, batiremos las claras de huevo hasta que estén al punto de nieve mientras le añadimos poco a poco el resto del azúcar.

- Ahora, juntaremos ambas mezclas y ponemos el resultante en una bandeja para horno recubierta por un papel vegetal.

- Precalentaremos el horno y después hornearemos nuestra mezcla, a una temperatura de 160º C durante un cuarto de hora.

Anuncios

- Tras ésto, retiraremos el bizcocho del horno y lo enrollaremos, utilizando un nuevo papel vegetal , dejándolo enrollado hasta que se haya enfriado.

- Al mismo tiempo que se enfría, vamos a preparar el relleno. Para ello, mezclaremos todos sus ingredientes: La nata, la leche condensada y la miel, así de sencillo.

- Cuando el bizcocho que tenemos enrollado se haya enfriado, lo vamos a desenrrollar y lo cubriremos con el relleno, para volver a enrollarlo de nuevo.

- Una vez enrollado, lo meteremos en el frigorífico alrededor de una hora, y lo cortaremos en trozos de entre 1 y 2 centímetros, dependiendo del grosor que le queramos dar a nuestro postre.

- Para realizar la crema de chocolate con la que bañaremos nuestro postre, tan sólo calentamos el chocolate con un chorrito de agua y la mantequilla hasta fundirlo todo. Podemos utilizar el microondas perfectamente para realizarlo. Podemos sustituir el agua y la mantequilla por manteca de cacao, y nos quedará aún más perfecto nuestro postre, aunque realmente, éstas cosas siempre dependen del gusto de cada uno de nosotros.

- Tan sólo nos queda ya recubrir los trozos que hemos cortado de nuestro rollo de bozcocho con la mezcla y lo enfriamos en la nevera hasta que el chocolate se haya endurecido.

¡Qué aproveche! #Alimentos