En éstos duros meses de verano, siempre apetece tomar algún refresco bien frío para combatir el calor, y una buena forma de refrescarse es compartiendo con nuestros amigos, familia o pareja una bebida típica española como la sangría.

Existen numerosas formas de elaborar una sangría, aunque una cosa parece que está clara, el vino , cáscaras y frutas troceadas (sobre todo cítricos) no pueden faltar a nuestra sangría. 

Existen diferentes sangrías, unas sin alcohol, otras con bastante alcohol, pero normalmente sí lleva alcohol, pero en una pequeña cantidad, lo que hace que sea un refresco muy apto para tomarlo en verano, en momentos de calor para poder refrescarnos consumiéndola.

Cómo preparar una sangría:

Añadimos en un recipiente vino tinto, preferiblemente joven. A continuación le echamos jugo de limón. Cómo bien hemos dicho, para elaborar una sangría tradicional, generalmente necesitaremos cítricos, por lo que le añadiremos un limón y una naranja, preferiblemente a gajos, aunque se pueden utilizar trocitos para que saquen mejor todo su jugo. Por último, al recipiente en el que estamos elaborando nuestra sangría, le añadimos distintas frutas variadas a trozos, dependiendo del gusto. El melocotón suele ser una de las frutas que no suelen faltar. 

Una vez tenemos todo mezclado, deberemos de disolver en la mezcla azúcar. Cuando ya esté totalmente disuelto, se le puede añadir licor de naranja. 

Deberemos de servir bien frío y es aconsejable esperar unas horas para que los trozos de fruta añadidos a nuestra sangría le puedan dar todo el sabor posible. Es mejor servirla con hielo.

Éste es sólo un ejemplo de preparación de sangría, pero dependiendo del gusto de cada uno, podemos realizarla y consumirla de diferentes maneras. Existe por ejemplo, sangría con Martini, sangría con ron, sangría con cava o sidra ... incluso la mencionada anteriormente sangría sin alcohol.

Esperemos que todos nosotros podamos disfrutar de éste refresco durante éstos meses rodeados de buena compañía. Bon apetit! #Alimentos