Hoy traemos dos recetas de cremas, suaves, ligeras y fáciles de hacer: Crema de marico y Crema al queso.

Crema de marisco #Cocina

Ingredientes:


200 gramos de almejas frescas
400 gramos de mejillones frescos
150 gramos de gambitas frescas
1 cucharadita de harina
100 gramos de mantequilla
1/4 de litro de leche
Un poco de perejil
Un chorro de vino blanco


Elaboración:


Cogemos un cazo, le echamos un litro de agua y un chorro de vino blanco. A esto añadimos todo el marisco: los 200 gramos de almejas, los 400 gramos de mejillones y los 150 gramos de gambitas. Dejamos que hierva unos 10 minutitos más o menos. Cuando haya hervido colamos y lo dejamos reposar. Pelamos el marisco, quitamos la cáscara de las gambitas y las conchas de los mejillones y de las almejas.
En otro cazo al fuego dejamos los 100 gramos de mantequilla hasta que se derrita. Cuando la mantequilla se haya derretido agregamos una cucharada de harina. Vamos removiendo hasta que tome un color dorado. Cuando se dore le vamos agregando lentamente el caldo del marisco que reservamos antes, junto con 1/4 de litro de leche. Se debe de conseguir una cremita suave.
A continuación, apartamos la mitad del marisco anteriormente cocidos y trituramos la otra mitad con la batidora. Cuando esté triturado mezclamos con la cremita.
A la hora de comerla, volvemos a calentar la crema y agregamos el marisco que habíamos apartado. Por último, picamos un poco de perejil y lo echamos por encima.


Crema al queso


Ingredientes:


50 gramos de mantequilla
100 gramos de queso (que sea rallado)
1 cucharadita de harina
Un chorro de leche
Un chorro de vinagre de Jerez
1 litro de caldito de carne
Una pizca de sal


Elaboración:


Cogemos un cazo, lo ponemos al fuego y echamos los 50 gramos de mantequilla, hasta que se derrita. Cuando la mantequilla se haya derretido agregamos una cucharada de harina y doramos sin parar de mover.
Cuando haya dorado, incorporamos el litro de caldito de carne y dejamos que hierva durante unos 10 minutitos. Cuando haya hervido lo necesario echamos la sal.
A continuación, batimos el queso junto con un chorrito de leche que habremos calentado previamente. Esta mezcla se le agrega a la crema.
Por último, echamos un chorrito de vinagre de Jerez y removemos. A la hora de servir, no olvidar que debe estar muy caliente. Se puede servir con unos picatostes.