Mirad que es bien corto el tiempo de las cerezas ..., dice una bella canción de amor, la que inspiró Montserrat Roig para el título del libro 'El tiempo de las cerezas'. Las tempranas despuntan en Ceret y en Santa Coloma de Cervelló, y las últimas cosechas se hacen en Arenys de Munt, para la Feria de la Cereza de Roca.

El primer fin de semana de junio es uno de los puntos culminantes de la temporada. En muchos lugares del país se hacen ferias de la cereza, que son una de las mejores maneras que tiene el agricultor para hacerlas llegar a manos de los que se las comerán. La venta directa que ofrecen estos mercados es una oportunidad de valorar el trabajo del campesino, que se ahorra el malvender el producto a los mayoristas. El trabajo de cosechar cerezas es entretenido y pesado a la vez: dicen que es una de las frutas más difíciles de cosechar. Estas ferias también sirven para satisfacer los que saben disfrutar de la fruta recién recolectada y no hacen un uso superficial del propagandístico 'Km 0'.



La cocina de la cereza, entre la tradición y la modernidad


La cereza es una fruta ligada al Corpus. De hecho, hay muchas poblaciones que tienen como costumbre comer  la 'Coca de cerezas' para estas fechas. En Barcelona hay una tradición, casi olvidada, pero que por suerte en la iglesia de la Concepción aún conservan, que es comer el panoli con cerezas.


La cocina de la cereza se ha ensanchado más allá de la tradición y encontramos recetas de diferentes tipos: gazpachos, clafoutis, guisos de todo tipo, helados ...


También se hacen licores y cervezas. Además, son un buen aliado para nuestra salud porque contienen muchos antioxidantes, fibra y vitamina C. Para hacer una buena digestión se recomienda comer cerezas entre las  comidas. 


Las cerezas, un modo de compartir los tesoros locales

También sirven para enseñar a compartir, para romper esquemas, para salir de la monotonía. Esta es la filosofía de la cooperativa Gedi, que cada año regala cerezas a sus clientes. Son del Llobregat y un buen día se preguntaron por qué debían hacer el típico regalo de Navidad si tenían unas cerezas magníficas. Desde entonces reparten en un solo día media tonelada de cerezas de San Clemente del Llobregat.

El día de reparto, que este año ha sido el 3 de junio, se convierte en una jornada de alegría: 'Es fantástico llegar a los centros con la caja de cerezas y ver la sonrisa y el tono festivo que coge la jornada laboral a partir de ese momento o la alegría con que la reciben clientes y proveedores ', explica Idoia Oca, gerente de Gedi. 

En tiempo de cerezas, habrá que comerlas, qué están muy ricas.  #Cataluña #Medicina natural