Pocas personas le dan importancia a lo que comen, pero no se dan cuenta de que "somos lo que comemos". Si nuestra dieta es rica en calorías, carbohidratos y grasas, ¿qué crees que pueda pasarle a tu cuerpo? La ingestión de ciertos alimentos es vital para el cuerpo, y uno de ellas es la sal. Pero muchas personas pecan con su uso, por ser el condimento básico de los alimentos. Por lo que "todo en exceso es malo", y esa frase se aplica a la sal. Y es que ingerir sal en exceso puede ser dañino para nuestra salud, e incluso podría generarnos daños futuros, ya que este mineral esta compuesto en gran parte por sodio, ya sea que haya sido obtenido a través de sustancias marinas o del mismo mineral.

Pero como todo en la vida, cada cosa es fundamental para que otra funcione.

Anuncios
Anuncios

Y es que el cuerpo humano necesita ingerir al menos 3 gramos de sal a diario, para que se pueda mantener balanceado en el organismo. No obstante, el adulto promedio consume alrededor de 6 o 7 gramos de sal al día, por lo que está tomando el doble de lo que su cuerpo necesita. Por eso, te daremos algunos consejos para que la sal no te haga daño:

1. Sazona tu comida con otros ingredientes, y solo echa lo justo y necesario de sal. Ten en cuenta de que el consumo de sal prolongado disminuye tu sensibilidad ante esta, haciendo que cada vez sientas la necesidad de agregarle más sal a tus comidas para sentir el mismo nivel de sabor.

2. Si consumes alimentos procesados, lo que no recomendamos para nada, procura que sean con un bajo contenido de sal, para que así las papilas gustativas se vayan acostumbrando a los sabores sutiles y suaves de los alimentos con poca sal.

Anuncios

Descubrirás un nuevo mundo de sabores que tenías opacados por la cortina del sabor salado.

3. Recordar que muchos alimentos ya tienen un grado de sodio en su estado natural, por lo que agregarle sal estará de más.

4. Muchos de los llamados alimentos sin azúcar, o bajos en calorías son consumidos por la gente con la idea de bajar de peso. Ciertos productos como las bebidas gaseosas sin azúcar mantienen un nivel de sodio importante, lo que provoca retención de líquidos. #Obesidad #Cocina