Ahora que se acerca el calor nos apetece más comer platos con mucho sabor y que sean bien frescos y llenos color- Por eso hoy os traigo esta excelente receta raw food, es decir, un plato en que todo está hecho a base de alimentos crudos. Pero no sólo eso sino que a parte de ser refrescante y bueno para el paladar también lo es para la salud porque tiene un efecto depurativo ideal para estas fechas ya que estamos en época de liberar toxinas y recuperar la energía.

El hecho de buscar recetas rápidas por falta de tiempo no tiene porque llevarte a platos poco saludables! Este es un ejemplo claro de comida sana y rápida que puedes preparar en cualquier momento del día y que a todos los miembros de la familia les gusta.

Empecemos con la receta!!!

Ingredientes para hacer la ensalada:

  • 1 cogollo de lechuga
  • Hojas de remolacha tierno
  • Germinado de puerro
  • Rábanos
  • 1 aguacate no muy maduro
  • Zanahoria
  • Pepino
Ingredientes para preparar la salsa:
  • Vinagre de arroz
  • Aceite de coco virgen
  • Aceite de lino
  • Semillas de chía
  • Una mandarina
  • Jengibre fresco

Para preparar la ensalada:

Ante todo emulsionamos nuestra salsa, es decir, en un vaso batidor introducimos un buen chorro de vinagre de arroz, una cucharada de aceite de coco y una pequeña de aceite de lino, una cucharadita de semillas de chia, el zumo de una mandarina exprimida y una pizca de raíz de jengibre ya pelado y rallado. Lo trituramos todo a máxima potencia y reservamos para tirarla por encima de nuestra ensalada en el último momento.

Cortamos los cogollos en cuartos y los ponemos alrededor del plato, en el centro hay que poner las hojas de remolacha y luego añadimos el resto por encima los germinados como si dibujásemos una flor.

Más hacia fuera, ponemos unos cuantos rábanos pequeños cortados en forma también de flor e intercalar unos dados pequeños de aguacate. #Cocina #Medicina natural

Finalmente colocamos por encima la zanahoria rallada en tiras estrechas, así como el pepino en láminas transparentes, por ejemplo finamente con una mandolina; este no es necesario pelarlo siempre que sea tierno y fresco de piel fina.
Ya está lista, es el momento en el que servimos en platos individuales y aliñamos cada uno con la salsa a nuestro gusto.